149548
Aurora — A Different Kind of Human (Step 2)

8

Aurora
A Different Kind of Human (Step 2)

Glassnote Records / 2019

Artista(s)

Aurora

19/Jun/2019

La cantante nos revitaliza y pone a bailar con su mejor disco hasta el momento.

A veces, lograr que un cantante o banda sobresalga a nivel internacional parece ser una verdadera obra de magia. Detrás, hay mucha mercadotecnia y promoción, o veces, simplemente un gran golpe de suerte. Pero conseguir que el músico o agrupación además permanezca en el corazón de sus fans y siga siendo también un negocio por años y años, consiste en verdadera alquimia. Aurora Aksnes, la joven cantante de 22 años de Noruega, parece haberla encontrado.

Con apenas tres discos de estudio, su carrera en menos de tres años ha empezado a tener un notable crecimiento en todo el mundo, siendo el caso de haber conseguido un sólido sold out en su primera presentación en México.

Aurora es un proyecto creado con mucho cuidado y atención, desde la concepción creativa de la música hasta la representación visual de la cántate a través de todos sus medios. Sin embargo, aún con toda esa elaboración es notable la calidez y pasión de Aurora por hacer música, algo que no se puede fingir o inventar. Para los presentes en su concierto en la CDMX, esto fue una constancia ya que a los pocos segundos de subir al escenario y dirigir unas palabras, dejó encantados a todos.

Parte de este crecimiento musical a traído consigo una interesante evolución en la música de la joven noruega, mostrando una perspectiva ahora más clara y alegre, en comparación del nostálgico y a veces oscuro primer disco: All My Demons Greeting Me as a Friend (2016).

En A Different Kind of Human (Step 2) (2019) –casi un álbum concepto junto con el disco anterior, Infections of a Different Kind (Step 1) (2016)– persiste el tema de la importancia de cuidar la naturaleza y ser uno mismo con ella. Las letras están cargadas de emoción que nos revitalizan, y casi nos avientan a bailar desnudos en la selva alrededor de una fogata.

El material abre sensacional con “The River”, una tranquila pieza con ecos en los que sobresale el poder vocal de la joven Aurora, para seguir con “Animal”. Una canción que, como su nombre lo indica, está cargada de instintos y habla de la pasión del amor. Genial obra y una de las mejores de este disco. El material se pone un poco más emocional a continuación con la tierna “Dance on the Moon” que pone a volar nuestra imaginación, y con la agridulce “Daydreamer”.

Con “Hunger” tenemos unas divertidas percusiones tropicales que nos invitarán a mover el cuerpo sensualmente, para hacer una pausa con la triste “Soulless Creatures”, que, pese a la parca letra, nos llena de esperanza y amor. El disco prosigue excelente con “In Bottles” con sus misteriosos e hipnóticos coros, para dar paso a la eclética “A Different Kind of Human”, con una letra cargada de partes crípticas y visitas alienígenas.

En “Apple Tree” podemos apreciar una increíble mezcla de beats electrónicos que crean deliciosas texturas, perfecta para proseguir con “The Seed”, una de las piezas que pudimos apreciar en su reciente presentación en tierras nacionales. Otra obra con gran escala, poderoso mensaje acerca de la naturaleza y de cómo está en nosotros la responsabilidad de cuidar el futuro de nuestro planeta. Perfecta, con pasajes que incluso te enchinan la piel. El material concluye delicadamente con “Mothership”, que nos arropa para llevarnos a dormir, después de un agotador viaje por todas las aventuras de Aurora.

Sin lugar a duda, este es un excelente material para tanto fans como para nuevos conocedores de la artista, cargado de piezas que te pondrán a bailar, o te llenarán de melancolía o felicidad. Después de la increíble conexión de Aurora con el público mexicano, solo nos queda esperar que próximamente podamos apreciarla de nuevo en vivo. Además, de seguir disfrutando de las nuevas canciones y discos que publique.

No es una revista, es un movimiento.