127616
Albert Hammond Jr. — Francis Trouble

8

Albert Hammond Jr.
Francis Trouble

Francis Trouble / 2018

Artista(s)

Albert Hammond Jr.

Francis Trouble: Un Albert Hammond en gran momento.

Estamos frente a la cuarta producción larga duración en la carrera del músico estadounidense y por más que pasen los años, Albert siempre vendrá a nuestra mente junto con The Strokes, sin embargo ha quedado claro con lo añejo de los discos, lo importante que fue en el sonido que le voló la cabeza a una generación. No estoy seguro de qué tanto le agrada la idea de que su trabajo actual se le vincule con el previo, pero definitivamente ha mostrado el arrojo para ser reconocido como un buen solista.

Francis Trouble es el resultado de un montón de cosas, de una exploración previa en sus discos anteriores, de un problema con las drogas que logró superar, de cómo entiende la música cuando compone, por mencionar algunas. Lo que vamos a encontrar en la placa y que ha sido constante en su carrera son una serie de riffs pegajosos, que se adhieren en la cabeza y acabas por tararearlos, además un sonido característico de él, limpio, claro y potente, donde su consolidada personalidad logra llevarla a un punto más interesante.

Como un todo, el disco no tiene desperdicio, además de tener cualidades como la ligereza y la nostalgia, canciones como “Far Away Truths” o “Harder, Harder, Harder” nos remiten por un momento al inicio de los dos miles, y no podía ser de otra forma, todo puede cambiar, menos la esencia.

A diferencia de sus antecesores este álbum da la sensación de nunca caer, es consistente y divertido, 35 minutos muy agradables que empiezan con “DvsL” una explosión de adrenalina con un sonido clásico. “Muted Beatings”, fue elegido como el primer sencillo, el tiempo le dio la razón a la decisión ya que ha funcionado bien, sin embargo “Set to Attack”, segundo single que se desprendió hace poco, representa tal vez la mejor canción del Francis Trouble.

¿Cuáles deberían ser las expectativas sobre el trabajo de Albert?, deberíamos mantener la capacidad de asombro intacta y evitar comparaciones, ese es un buen lugar para abordarlo. Durante las diez las canciones el guitarrista se da algunas concesiones que terminan por redondear un sonido de por sí ya firme, los elementos electrónicos en "Rocky's Late Night", o el lado tranquilo o más introvertido (pero no por eso no deja de ser melódico) de “Stop and Go”.

Las letras tocan temas como lo difícil del amor, o lo incierta y ambigua que resulta la vida, aunque definitivamente la carta fuerte es el sonido. Albert Hammond Jr. ha logrado tal vez el mejor disco de su carrera, lo que lo despega de forma clara de sus compañeros The Strokes que no han logrado consolidarse en otros proyectos.

No es una revista, es un movimiento.