130120
A$AP Rocky — TESTING

9

A$AP Rocky
TESTING

A$AP Worldwide / Polo Grounds Music / RCA Records / 2018

Artista(s)

A$AP ROCKY

Una obra de arte salida directamente de Harlem.

Hablar de la música de Rakim Mayers es un arma de doble filo, sobre todo si estás frente a alguien que conoce su trayectoria y ha escuchado sus raps desde hace tiempo. Por un lado existen los fans que aplaudirían todo lo que llevara el nombre de A$AP Rocky sin siquiera preguntarse si en realidad vale la pena; por el otro los críticos especializados que son capaces de darte una lista de 20 nombres de raperos que son infinitamente mejores que él detrás del micrófono. En cualquier caso lo mejor es quedarse callado y ponerse los audífonos para escuchar TESTING.

La carrera musical del "Pretty Flacko" es bastante peculiar y siempre ha estado aderezada de polémica ya sea por el contenido explícito de sus letras, lo comercial de su sonido (says who?) o el uso de drogas y las consecuencias que ha acarreado con muchos de los cercanos a Rocky (Rest In Peace Yams); pero si somos justos es necesario ir más allá de todo eso y eso se demuestra en el tercer LP del neoyorquino.

TESTING es uno de esos discos que tardan en digerirse, pero que quieres seguir escuchando. Me explico. Cuando escuchas por primera vez el álbum parece ser un material más en la discografía del artista, pero sabes que hay algo más, algo que no alcanzaste a escuchar a primer golpe… así que vuelves a escucharlo. Cuando reproduces de nuevo los 15 temas que conforman el álbum encuentras que no es un disco ordinario. Es un disco hecho por A$AP Rocky tal como lo quiso A$AP Rocky, el mismo fundador del A$AP Mob lo dice: “Siempre voy a hacer lo que yo quiera en lo que respecta a la música. Siento que solo hasta cierto punto tiene que importarte, es todo”. Y si partimos desde ahí todo tiene más de sentido. Musicalmente hablando, Rakim es único en el juego, es un artista al que no le da miedo explorar nuevos horizontes y jugar con sonidos que como rapper muchos pasarían por alto ¿recuerdan “Wild For The Night”? Aunado a esto la vida del nativo de Harlem es un ir y venir entre las calles más peligrosas del barrio y, dos minutos después, estar en una sesión de fotos con Louis Vuitton cubriéndolo de pies a cabeza para una portada en GQ. Todo esto es mero contexto para empezar a hablar de lo que nos tiene aquí.

El disco cuenta con las colaboraciones de artistas tan grandes como Moby, Lauryn Hill, FKA twigs, Frank Ocean, Kid Cudi y Skepta e incluso Puff Daddy y se jacta de una producción por la mano de pesos pesados de la industria como Boys Noize, el mismo Skepta y Héctor Delgado (miembro del A$AP Mob). La estructura musical se rompe cientos de veces, los beats suenan a jazz con secuenciadores 808 y soul mezclado con ambient. Un completo caos… ¿o no? No. La maestría con la que están armados los tracks y las letras con las que se cubren las bases lo hacen una obra de arte salida directamente de Harlem.

La bienvenida corre a cargo de “Distorted Records” un track que nos guiña desde los días del Live. Love. ASAP y que puede ser considerado el tema más predecible del rapero. Es una simple introducción. El segundo tema del álbum es un remix de su single “A$AP Forever” en el que la colaboración y producción de Moby se acompaña de las voces de T.I. y Kid Cudi. Sobre el sampleo del clásico de 1999 “Porcelain” por el mismo Moby. En la letra podemos escuchar una especie de himno para el crew de Rakim: I put A$AP on my tat (woo) I put New York on the map (woo) I put the gang on the flames (woo) They gon' remember the name.

“Tony Tone” habla acerca de como Rocky ignora los comentarios de quienes lo critican y lo atacan, nada nuevo. Pero aquí es donde encontramos una de las colabos más importantes del álbum, pues escuchamos a Sean Combs en los coros y los vocales que adornan el beat. En seguida llega “F**k Sleep” un corte muy interesante en el que FKA twigs se encarga de crear una atmósfera a través de su exquisita voz y en el que el propio Rocky nos da cuenta del recorrido hasta la cima desde que dormía en las calles y tenía que vender crack para sobrevivir. El tema es una amalgama perfecta entre la cantante británica y el MC neoyorquino.

Uno de los detalles que no pueden pasarse por alto es la exploración entre géneros y texturas que se palpa en el LP y es que si el sonido de este rapero se caracteriza por algo es por no seguir patrones. La manera en la que cada corte en el disco funciona por sí solo y al mismo tiempo se conecta con el track siguiente y con el anterior y con el primero siendo el último es formidable.

Ser nombrado como uno de los MCs más importantes de la historia del hip hop y considerado uno de los mejores liricistas de todos los tiempo no es algo fácil de pasar por alto si estás dentro de la escena y ese es parte del tema central en “OG Beeper”. Con ad-libs de BlocBoy JB, Myers habla de cómo toda su vida quiso ser rapero, al igual que cada uno de sus amigos de infancia, pero también confiesa que no fue algo sencillo de asimilar. “Praise the Lord (Da Shine)” y “CALLDROPS”, con feats de Skepta y Kodak Black respectivamente, resaltan por la elocuencia de las líricas y fácilmente podemos decir que la sencillez de su producción está pulcramente lograda: la primera con flautas sonando en sobre una caja de ritmos y la segunda son una guitarra melancólica y un repraise que vuelve el tema un oscuro pasaje en el disco. Pero sin duda el track más relevante del disco entero es “Purity” y lo es por varias razones: En el tema escuchamos a Frank Ocean rapear en un verso entero y a Lauryn Hill, quien además de ser autora del tema sampleado (“I’ve Gotta Find Peace of Mind”), cantar los coros. En suma, la musicalización es simplemente perfecta y la manera en la que las voces de Rocky, Frank y Lauryn conectan es un deleite que cierra con broche de oro un álbum que tenía que llegar tarde o temprano.

Cayendo en una crítica lacónica y simplona podemos decir que el álbum no está a la altura del material más icónico y conciso del rapper de Harlem: Live. Love. ASAP, pero la realidad es que ni siquiera podemos ponerlos en el mismo nivel. Este disco es una prueba más de la relevancia de A$AP Rocky en la industria musical ya no solo como MC sino como un músico consagrado.

No es una revista, es un movimiento.