Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

61544
The Mud Howlers y la esencia del desierto

The Mud Howlers y la esencia del desierto

The Mud Howlers, una banda que retoma los principios que rigieron la carrera de Muddy Waters y Led Zeppelin para crear algo que dará mucho de qué hablar.

Mezcla del look desalineado setentero como The Who y The Kinks, una actitud irreverente como de The Rolling Stones y un sonido fuerte y contundente, The Mud Howlers retoma el noise estruendoso de las guitarras del rock clásico, aderezado con una inyección lírica bien matizada, entonada por una voz rasposa y arrastrada, para recordarnos que la escena del rock mexicano no ha muerto, después de todo.

Quizás el hecho de haber vivido desde una temprana edad en una tierra desértica al norte de país en donde no había mucho qué hacer influyó en que Nathan y Charlie decidieran formar una banda. Refugiados en viejos discos de rock, los amigos comenzaron a tocar desde los 16 años.

“Desde morros nos empezó a gustar la tocada. Inclusive nos fuimos a estudiar un verano a Berkley. Regreamos a Sinaloa y grabamos el primer disco en un sótano. Lo grabamos y lo mezclamos entre los dos con seis micrófonos que nosotros habíamos comprado” mencionó Nathan, vocalista, en entrevista con Indie Rocks!

Sin embargo, la plataforma de lanzamiento fue el Rockampeonato que se llevó a cabo en Hermosillo hace un par de años.

“En ese entonces, Charlie vivía en el DF. Yo mandé una canción para ver qué pasaba. Días después, me regresaron la llamada y nos dijeron que íbamos a tocar. Charlie vino y tocamos en vivo por primera vez ante seis mil personas. Cuando terminamos, Charlie y yo nos volteamos a ver y supimos que esto era lo que íbamos hacer de nuestras vidas”.

Tras haber quedado en segundo lugar, la banda tuvo la oportunidad de tocar en distintas ciudades de México y Estados Unidos, incluyendo el festival Bonnaroo, en donde pudieron impresionar algunas caras conocidas, entre ellas a Tito de Molotov.

“Tito nos escuchó en una tocada. Cuando terminamos, platicamos con él y que le abriéramos a Molotov en Hermosillo. Después de eso, decidimos irnos a vivir al DF para grabar nuestro segundo disco” dijo Nathan.

R.R.R., su segundo EP, llega dos años después de que editarán Get Inside The Muds, mismo que representa en más de un sentido un auténtico punto de quiebre, a pesar de su corta trayectoria. A diferencia de su primera entrega, la banda renovó su plantilla tras añadir a dos miembros más a la alineación original y a Tito, de Molotov, como su productor.

La fórmula recayó en trabajar al máximo la naturaleza de las canciones, Si es cierto que en su ADN existen elementos del soul y del rock inspirados en deidades como Led Zeppelin y Muddy Walters, hubo que hacerlos mutar hasta su máxima expresión. Juegan con las voces, recurren a ciertas texturas, y quiebran ritmos y melodías que son traídos de vuelta a la pieza.

Lo que podría convertirse en una maraña abstracta no pierde su luminosidad rockera y ellos es lo que saca adelante las demás canciones que han conformado sus dos entregas discográficas.

“Estamos muy conectados y eso hace que trabajemos de una manera muy peculiar. En el EP, utilizamos dos métodos para componer: las primeras dos canciones están muy pensadas y las otras tres son en vivo; un jam. Originalmente, el EP iba a ser de dos canciones, pero decidimos incluir las últimas tres. Creemos que les da a la gente una idea de lo explosivos que somos en una sesión en vivo” comentó Nathan.

¿Por qué cantan en inglés? Resulta extraño que una banda originaria de Hermosillo con raíces estadounidenses funcione con una fórmula que arroja resultados que son totalmente inversos a los que muchas bandas nacionales pretenden. Ellos, por su parte, quieren volver al lugar que les ofreció una herencia y al parecer lo han logrado.

“El desierto es nuestra casa, somos unos rednecks por naturaleza. El desierto nos ha influenciado porque sentimos que el blues es muy auténtico. Los primeros bluseros salieron adelante por su música; lograron sacarlo desde la raíz de su enojo y es muy parecido al rancho. En esa línea, intentamos no despegarnos de nuestra esencia, desde cómo hablamos hasta cómo escribimos; desde la raíz de nosotros mismos” concluyeron.

No es una revista, es un movimiento.