Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

129077
Semana IR! 2018: Entrevista con Deerhoof

Semana IR! 2018: Entrevista con Deerhoof

22/May/2018

De la importancia del color con la sinergia entre felicidad y tristeza.

Platicar con Greg Saunier de Deerhoof es como platicar con un viejo amigo. Un tema llevaba a otro con la misma fluidez que hay entre las canciones en sus discos. Así, desde Los Angeles, el baterista platicó lo que piensa sobre Facebook, los colores, Trump y la excepcional colección de LPs de sus padres.

“No hay nada menos manejable que las redes sociales. A menos que seas Mark Zuckerberg, y ni siquiera él puede controlarlo. Pero no va a durar mucho, la tendencia está a punto de terminar. Todos están cansados de eso. Todos los que conozco están dejando de usar Facebook. Se siente viejo y aburrido. Comienza a sentirse como algo del pasado, como My Space”.

Según Greg, su perfil de MySpace era totalmente brillante. Le gustaba más que Facebook por una sola razón: la capacidad de MySpace de ser alterado visualmente. “Cuando tenía MySpace, lo único que realmente hacía era cambiar los colores. Eso es lo único que me importa. Ya verán. Cuando Deerhoof llegue a la Ciudad de México verán que lo único que nos importa realmente son los colores. Incluso la música es secundaria, de hecho tiene muy poca importancia. Todo se trata de los colores y sus diferentes combinaciones.

Han pasado casi cuatro años desde que Deerhoof tocó en la Ciudad de México. Y, desde entonces, la banda de San Francisco, California había estado esperando una invitación para regresar. “Yo había estado en México, Satomi había estado en México, John había estado en México y Ed, que es mexicano, también ha estado en México. Pero ninguno de nosotros tenía la menor idea de que Deerhoof tuviera fans ahí. Nos sorprendimos mucho. [Cuando fuimos] tocamos ahí con Xiu Xiu, una muy buena banda, y creímos que ellos serían los únicos en nuestra audiencia. Pero estaba lleno. La pasamos increíble. La comida fue maravillosa y nos encantó la ciudad”.

“Me gustan mucho las ciudades viejas y las ciudades que se desmoronan un poco. Y creo que la Ciudad de México es increíblemente bella. A veces viajamos a diferentes países y sentimos que la gente no entiende el sentido del humor en nuestra música, pero –por alguna razón– en México nos sentimos muy conectados”. Si fuera por ellos, se quedarían a explorar la ciudad de manera indefinida. Sin embargo, tienen que regresar a Estados Unidos para dar unos shows en Nueva York. No obstante, Greg se tomará un día para pasar el rato con unos buenos amigos que conoció en Austin hace unos meses en un festival de improvisación. “De hecho, voy a tocar otro concierto en la Ciudad de México. Es un concierto de improvisación con mis amigos Juan García y Juan José Rivas. Decidimos llamar a la banda Mexican Wings”.

Dentro del último disco de Deerhoof, Mountain Moves, encontramos una joyita peculiar: un cover de la canción de Violeta Parra, “Gracias a la vida”. “Mis padres tenían una colección de LPs que compraron cuando vivían en Chile y Perú a finales de los 60, principios de los 70 cuando yo nací. Se interesaron mucho en Violeta Parra y tenían este disco llamado Las últimas composiciones. Descubrí a varios de mis artistas favoritos gracias a esta colección. Tenían tan buena música”.

“En fin, realmente amé ese disco y pronto descubrí que era su canción más famosa ["Gracias a la Vida"]. Cuando estábamos haciendo el disco había un sentimiento en el aire, y aún existe, el sentimiento de que un viejo hombre muy loco está listo para destruir la raza humana si tiene mal humor un día. El hecho de que este viejo loco tenga el poder de destruir todo nos hizo pensar en lo que sentimos respecto a la vida y lo que significaría que se acabara pronto. Pensamos que esta canción expresa nuestro sentir por las cosas pequeñas. Es una declaración contra la gente poderosa que parece nunca tener suficiente, pero también es una expresión, una increíblemente triste expresión de gratitud hacia las cosas pequeñas que podemos experimentar en la vida. La felicidad y la tristeza van juntas, son las cosas de las que están hechas las canciones”.

No es una revista, es un movimiento.