Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

177149
Entrevista con Tweety González

Entrevista con Tweety González

Trabajando para la canción, no para el ego.

Entrevistamos a Tweety González, hijo pródigo de Urquiza. Nos habló sobre sus inicios en la música, sus colaboraciones con Soda Stereo, su primer disco en solitario —que aún no tiene fecha de lanzamiento  y del equipo de su barrio, el Club Atlético Vélez Sarsfield.

“Estoy en Twitin Records en medio de una sunrise session con un par de músicos. El lado bueno de toda esta desgracia que estamos viviendo es que me dio mucha creatividad y me puse muy pilas, por ejemplo, para trabajar en mi disco que intento terminar desde hace tres años. Este será mi primer disco solo —que de solo no tiene nada porque siempre estoy con colaboradores, amigos, músicos nuevos y viejos— y están saliendo cosas hermosas”.

Tweety González comenzó a estudiar música desde los cuatro años, pasando por varios instrumentos como la guitarra, la batería y el piano. Finalmente —influenciado por The Beatles, Pink Floyd y el jazz rock— aterrizó en los sintetizadores, el MIDI y los samplers.

“A los 18 años frecuentaba el Jazz y Pop [Famoso boliche de jazz en Argentina], era la época de oro del jazz rock en 1982. A pesar de que iba al conservatorio, aprendí más ahí en un año, prácticamente ahí me crié. Era una época donde aparecieron el sample y el MIDI, y empecé a especializarme en eso, nadie lo hacía y a mí me encantaba. Toda esa tecnología la aplicaba para hacer discos, convertirme en productor fue accidental. A mí me gusta hacer discos, por eso tengo un estudio de grabación, no porque sea negocio. Me gusta el viaje más allá del éxito del disco”. 

A partir de 1982, Tweety comienza a tocar con leyendas del rock argentino como Fito Páez y Soda Stereo. “Mi primer acercamiento con Soda Stereo fue en festivales o cosas así. Para su segundo disco, yo les alquilaba teclados y módulos para mezclar. Un día, Daniel Sais ya no quiso salir más de gira con ellos y necesitaban un reemplazo, así que me invitaron a probar unos temas y a partir de ahí se hizo un eterno viaje. Para mí las giras eran eso, muy placenteras y divertidas”.

Además, con Soda Stereo participó como músico en los discos Languis (1989), Canción Animal (1990), Dynamo y Comfort y música para volar (1996).

Todos son muy distintos. Para Canción Animal estuvimos 42 días en Miami, solo haciendo eso. Por el contrario, en Dynamo estuvimos meses y meses porque era la primera vez que ellos grababan en su propio estudio, fueron muchas horas de experimentación. El unplugged fue un palomazo — como dicen en México—  no había muchas reglas, fue como una sesión de jazz. Ensayamos las canciones como 12 o 14 veces y las improvisamos un poco”. 

Tweety González ha sido productor de Horno para calentar los mares (1993) de Illya Kuryaki and the Valderramas, Asquerosa Alegría (1993) de Bersuit Vergarabat y Rocanrolero (2005) de Emmanuel Horvilleur y es considerado uno de los precursores del uso del MIDI. 

“Estamos hablando de una época donde no había computadoras y, no solo eso, no tenías el tiempo ilimitado porque nadie tenía un estudio en su casa como hoy. La disquera te daba 200 horas para hacer tu disco, el desafío era cómo hacer lo mejor en tan poco tiempo. Los límites básicamente eran la cantidad de canales de audio físicos con los que contábamos. Tenía su artesanía, yo extraño un poco eso, el software le quitó ese peligro, esa cosa del error, eso de conectar millones de cables. 

Para mí, la tarea de un productor es sacar la mejor canción posible por sobre los egos de los músicos. Es un trabajo difícil porque la gente escucha la canción, no escucha específicamente al lead guitar o al baterista. Cuando hablo de la canción, es un todo”.

El argentino también fue artífice del sonido de Gustavo Cerati como solista, en 1999 colaboró en “Beautiful” del disco Bocanada y en 2006 coprodujo Ahí Vamos.

En Bocanada metí un teclado en 'Beautiful' un día que lo fui a visitar, ni siquiera tenía letra, era como una base. Me dijo tocate algo acá y después usó un solo que terminé tocando. Después en Ahí vamos fue súper intenso, estuvimos 9 meses, 14 horas por día, 6 días por semana en su estudio. Gustavo era un fanático del estudio de grabación, era muy visceral. Le gustaba experimentar, no quedarse en una fórmula sino siempre reinventarse, se aburría rápido de sí mismo.

Era un gran guitarrista, un gran cantante, pero también era un gran productor y líder, sacaba 10 en todo. Para mí es el mejor guitarrista de Latinoamérica — perdón por la argentinada— pero yo con mucho orgullo creo que Gustavo es el mejor guitarrista de Latinoamérica, arriba de Santana, arriba de cualquier otro, llegó mucho más lejos que todos, a todo nivel”.

Es común que asociemos el rock con el fútbol en Argentina, por lo que Tweety opinó al respecto. “Mi hermano es un fanático del fútbol, yo lo normal —salvo cuando juega Argentina— pero no lo sigo en el día a día como todo el mundo. Generalmente en Argentina si no sos de ningún equipo, al menos sos del equipo de tu barrio. Si tengo que elegir un equipo, elijo al Vélez Sarfield, toda mi familia es de Vélez”.

Tweety González es parte del #FestivalMarvin 9.5 y dará una Masterclass donde compartirá una sesión haciendo temas de Gustavo Cerati y su trabajo personal. 

 

No es una revista, es un movimiento.