Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

179184
Entrevista con Rhye

Entrevista con Rhye

02/Feb/2021

Mike Milosh platica sobre los OVNIS mexas, sus videos con sus vecinos famosos y su amor por el océano y la música.

Cuando la vida era normal, Mike Milosh, mejor conocido como Rhye, se la vivía de gira en lugares lejanos como en México, donde cada persona que conocía lo llevaba a su lugar favorito para comer. “Allá todo es delicioso, siempre ando cazando buenos platillos. Una vez toqué en Bahidorá y por alguna razón todos los periodistas me preguntaban si había visto un OVNI. Primero pensé que era un chiste o que alguien les había contado de mi interés por los aliens. Me recomendaron subir el Tepozteco, llegué a las pirámides y no vi nada raro. Simplemente fue una caminata increíble. Pero luego fui a Tulum y vi una enorme bola roja salir del océano y parar en el medio del cielo para luego despegar y desaparecer. Fue muy raro que siete periodistas me preguntaran sobre extraterrestres y luego esto pasara. Otro momento mágico fue cuando por buena suerte, un guardia decidió dejarme entrar a Chichen Itzá una hora antes de que abriera. Pude cantar ahí, solo. La reverberación es magnífica, escuchaba todas las armonías yendo y viniendo. Desde ahí tengo la inquietud de grabar algo ya sea ahí o en Teotihuacán”, recordó.

Pero esos días han pasado y la pandemia, como a todos, cambió su rutina nómada. “Por mi relación de pareja (con la también artista Genevieve Medow-Jenkins) compré una casa en Los Ángeles, para pasar más tiempo ahí. Al llegar la pandemia fue muy práctico tenerla, pues tengo un estudio aquí. Además hay buen clima; la pandemia en Canadá es mucho más dura. Recién estuve en Toronto por dos meses y es muy difícil estar en un lugar tan frío cuando sólo puedes hacer cosas al aire libre. Fui a visitar a mis padres porque no pude verlos en todo el año, pues tienen algunos problemas de salud, fui un periodo largo porque por un lado quería tiempo de calidad, y por el otro para ir tienes que hacer cuarentena 14 días”, explicó.

Quizá la personalidad de sus padres explique su espíritu ligero, pero profundo y culto. Según cuenta, no son complacientes y le dicen cuando su música no les gusta, además, con ellos habla mucho de libros, discute documentales y conversa sobre política.

Hablamos mucho sobre Noam Chomsky, me atraen mucho esas ideas de una izquierda socialmente responsable. El documental Requiem for the American Dream (Peter D. Hutchison, Jared P. Scott, Kelly Nyks, 2015) que es básicamente él hablando me marcó mucho, pero también otras cosas como My Octopus Teacher (James Reed, Pippa Ehrlich, 2020), que es hermoso y ligero. Fue muy inspirador ver cómo un humano desarrolló una relación tan profunda con un pulpo”.

Milosh también tiene una fascinación por el mar. Durante la charla varias veces menciona lo afortunado que es de vivir cerca de él y poder verlo diario desde la cima de la montaña o simplemente caminar e ir a la playa. “Trato de ir todos los días y nadar, aunque ahora el agua está un poco fría. Sin embargo no es como antes; cuando vivía en Tailandia buceé dos veces por semana por un año. Ya no lo hago, pero lo extraño pues es un mundo muy hermoso. En su momento me pasaron tres cosas impactantes: primero me topé con una escuela de tiburones toro y fue muy aterrador porque se acercan a tocarte como si fueran perros, pero son muy peligrosos. Casi todos los ataques de los que te enteras son de este tipo de tiburón. Ellos en realidad no te quieren morder, cuando lo hacen es porque te confundieron, entonces cuando vas a nadar con ellos es algo maravilloso, aunque no creo que lo haría de nuevo. El segundo momento fue cuando vi un tiburón ballena, fue realmente espectacular porque era enorme y muy pacífico. Y por último, una vez fui atacado por un pejepuerco (pez ballesta). Parecía un animal muy divertido, pero en realidad es muy territorial. Me mordió la pierna y tuve que salir del agua porque no dejaba de sangrar y todos sabemos que no es seguro sangrar en el agua, pues llamas a otros depredadores”, recordó.

Sin embargo, si bien el océano es un hábitat que adora, su espacio natural son los estudios de música. “En el mío definitivamente tengo el mejor equipo. Dediqué mucho tiempo y dinero para tener los mejores preamplificadores y los mejores compresores. Mi colección de sintetizadores realmente tiene todos los sintetizadores que quiero. Y mi piano, en muchos sentidos, es mi favorito. Sólo he tocado otros dos pianos que me provocaron celos, uno fue un fazioli que toqué precisamente en Montreal y el otro un piano para concierto de Alf Hurum. Pero el mío me fascina, le diseñé un silenciador a la medida, entonces es muy único. Además en mi estudio sólo prendo las luces y me pongo a trabajar, en el resto de los estudios tienes que acomodar todo y cada minuto cuesta. Además no sabes quién ha tocado qué antes y cómo lo han dejado. En mi estudio cada teclado tiene un amplificador específico. Todo me da los sonidos que quiero”, explicó. Si bien ama tener el control de su estudio, también disfruta colaborar, por ello, para Home, su más reciente álbum, reclutó al legendario productor británico  Alan Moulder (Depeche Mode, The Jesus and Mary Chain). “Yo produzco de una manera que la canción suene casi como algo final aún antes de mezclarla. Digamos un 90 por ciento. Pero Alan es genial y tiene muchísima experiencia. Platicamos y lo que más aportó fue darle más energía a las baterías, momentos en que yo me hubiera ido a la segura y él me hizo llevarlo más allá. Me encanta que lo haya hecho y escuchar el resultado final, con distorsiones es muy cool. Por ejemplo, en “Hold You Down” hay una pequeña parte de guitarra que viene antes del solo de guitarra, y desde siempre ya tenía el tono para el solo con un aparato que hacía que se distorsionara increíble, pero al final lo había dejado muy bajito para no arruinar la sorpresa del solo, pero Alan me dijo que al contrario, que era cool hacerlo y al final lo hicimos”, explicó.

Otro gran momento de la grabación de Home fue cuando la inclusión del Coro Nacional de Chicas de Dinamarca. “Hicimos un concierto juntos en 2017 y seguimos en contacto, viendo cómo incluirlas en el álbum, si yo volaba hacia allá o cómo, pero al final les salió un concierto en California, y aprovechamos para grabar al siguiente día. Grabamos durante ocho horas, es un coro de 50 personas, fue una locura, la introducción del álbum fue la primera grabación, ¡lo lograron a la primera! Todo fue muy rápido, las siguientes cuatro horas solamente improvisamos, con las 50 mujeres alrededor de mi y mi piano. Fue un día mágico y divertido que nunca olvidaré”, dijo.

Un momento igual de interesante fue la realización del video “Black Rain”, pues grabar en cuarentena es algo complicado. Pero, como en Chichen Itzá, la suerte jugó a su favor: la pareja conformada por el actor Aaron Taylor-Johnson y la directora Sam Taylor-Wood vive cerca de su casa y suelen hacer planes en conjunto. “Me daban nervios preguntarle a Aaron, porque justo acababa de estrenar Tenet (Christopher Nolan, 2020) y estaba por actuar en una película de mucho presupuesto, entonces no quería ser el amigo molesto que lo compromete, pero le encantó la idea y propuso que Sam lo dirigiera. Obvio le dije que me encantaría, pero que quería que ella estuviera segura, porque no quería que sintieran que lucro con nuestra amistad. Decidimos hacerlo sólo nosotros pues era particularmente importante que Aaron no se contagiara y comprometiera la película. Lo hicimos entre las dos parejas y fue impresionante ver la energía de Aaron. Todos sus movimientos fueron improvisados. Fue tan bueno que ese ensayo de cámara se convirtió en el video final. Ellos tienen una energía creativa increíble que deja claro por qué han hecho tan buenas películas juntos”, dijo.

Por ahora, los planes se limitan a hacer un par de videos para otras canciones. “En circunstancias normales hubiera empezado a tocar en vivo en el instante que el álbum salió porque amo la energía de los conciertos. Ahora intento mantenerme cerca de mis seguidores, procuro contestar sus mensajes en Instagram a diario. He disfrutado mucho ver cómo bailar 'Black Rain', es algo muy dulce. Sacar música al mundo también es importante para mí, por lo que espero seguir haciéndolo constantemente para seguir sintiendo la retroalimentación de la gente”, dijo. Mientras su álbum de ambient en colaboración con Genevieve ve la luz, sus seguidores podrán seguir disfrutando los 13 hermosos temas que conforman Home, además de esperar impacientes que la cinta que musicalizó para Amazon Studios vea la luz. Por su parte, Milosh seguirá creando.

Hacer música es lo que más me gusta. En casa no suelo cantar canciones de otros, digo, de vez en cuando canto “Blackbird” de The Beatles, pero sí me la paso cantando, hago cancioncitas divertidas para mi gato (Secret) y mi perro (Hero), o sobre cosas tontas, esas si tienen letra, soy alguien muy tonto y juguetón. Amo inventar melodías, pero a menos que sean de chiste, esas no tienen letra. En la regadera tarareo. La música es todo”, finalizó.

 

 

 

 

 

Rhye en corto:

  • Sobre la pandemia: “Creo que tendremos dos meses muy duros de invierno, pero el próximo verano todo mejorará. Honestamente me da miedo la vacuna por ser nueva tecnología pero son importantes y nos dejarán tener inmunidad, he hablado con mis agentes y creemos que tal vez tengas que llevar una pulsera que acredite que estás vacunado para poder ir a un concierto. Será importante para alguien como yo que viaja tanto. Son momentos duros, pero la crisis no durará para siempre, cada pandemia ha durado alrededor de dos años, históricamente.
  • De crear en pareja: Mi novia, Genevieve Medow-Jenkins, no hace música per se, sino que es creativa. Juntos hacemos cosas visuales, como mis videos, pues ella es escritora.  También hacemos nuestro evento musical (Secular Sabbath) Justo hice un disco de ambient para eso que lanzaremos más adelante este año.
  • De musicalizar una película para Amazon Studios: Hice  53 canciones para eso, no sé cuántas usaran, pero todo es con cuerdas y una orquesta. Fue algo muy lindo.
  • De la diferencia entre componer para cine: Fue la primera vez que musicalizaba una película, por lo tanto no sabía cómo abordar el proceso. Pero como soy una persona muy intuitiva que evita ser demasiado mecánica, lo que hice fue: ver una escena, ver cuánto duraba, luego apagaba la imagen y hacía música con esa duración en mente, finalmente ponía la canción en la escena y hacía movimientos para que encajara mejor o no cubriera los diálogos.
  • De cómo mantenerse creativo: Me encanta improvisar, he hecho muchos livestreams donde Diplo está mezclando y yo toco.
  • Su principal fuente de inspiración: simple y sencillamente cosas que me suceden en la vida.

No es una revista, es un movimiento.