189910
Entrevista con Remi Wolf

Entrevista con Remi Wolf

La cantante y compositora Remi Wolf se prepara para su gran debut, mientras continua en la búsqueda personal de su propio universo.

Parece que, con la velocidad actual de la vida (con o sin pandemia), y lo fácil que es pasar de un contenido a otro la gente da por hecho que maduramos a la misma velocidad que las cosas materiales. Remi Wolf lleva algún tiempo en la escena musical, primero con un EP autoeditado y luego con uno a cargo de una transnacional, más tarde alabada por Beck, Little Dragon y músicos de la escena indie; Hoy, a punto de mostrar al mundo su primer disco JUNO, y para ella, el camino apenas comienza, eso sí con mucha más esperanza que otros días

Me siento comprendida, en algunos niveles sí, aún soy muy joven y estoy tratando de entenderme a mí misma. Pero creo que mi música y arte han sido aceptados y bien recibidos por mucha gente, estos son parte de mí, entonces en ese sentido creo que estoy siendo entendida”.

Para alguien que constantemente salta de un ritmo a otro y navega entre voces e historias, esto es un gran logro. Su debut o bebe cómo ella lo llama, tiene referencias de electrónica, funk y pop; bajo las cuales la artista, recrea escenarios inconexos en la vida real, pero que en el universo que ella propone, son más que divertidos, interesantes y sobre todo honestos.

Mis composiciones están llenas de abstracciones, y mierda muy loca que se me va ocurriendo en la cabeza (risas) y que no tiene ninguna base en la vida real, pero que habla de un sentimiento. Creo que mi vulnerabilidad se muestra porque al excavar en esas situaciones y dejar que mi mente las plasme en papel, es ahí cuando puedo convertirlas en una canción”.

Para estas canciones que ante todo invitan a la pista de baile, hay temáticas usuales de amor, pero también de inestabilidad mental como se aprecia en “Quiet on Set” dónde las letras y la música reflejan desesperación y ansiedad, o como en “Grumpy Old Man” en dónde reflexiona de diversas cosas de la vida fútil a través de la amargura. Una de los primeros temas que salieron a la luz es “Liquor Store” canción inspirada en los ahora casi dos años que lleva la cantante sobria, un ejercicio que la hizo regresar a la realidad y que la ayudo a ver la vida de otra forma.

“Estar sobria básicamente te obliga a estar en contacto contigo misma e indagar sobre ello. El año pasado tuve la oportunidad de enfrentarme a esto, y creo que pude ver la vida cómo realmente es: muy difícil, y darme cuenta de ello fue algo muy importante para mí. Pero al mismo tiempo pasar por todas estas cosas y hacerlo sobria fue muy empoderador para mí y me siento muy bien viviendo de esta manera”.

Este nuevo despertar se refleja en las ganas de apostarlo todo a la vida, o al menos esa es la percepción de este disco que busca que la gente asista a esta extraña y peculiar fiesta, aun si no entienden el mensaje de su anfitriona, tengan garantizado que la pista de baile los está esperando:

Creo que, en este disco, quería que cada una de las canciones fueran temazos, quiero que las canciones se queden en tu cabeza y que todos puedan bailar con ellas. Pero a nivel personal quería que este trabajo fuera honesto, estoy muy feliz de cuan vulnerable me muestro y es algo que pienso continuar mostrando mientras me sea posible”.

Aunque la cantante y compositora no deja de trabajar en nuevo material, tiene claro que el capitulo en su vida que inspiro Juno esta completamente cerrado. Además de continuar creando, espera en algún futuro poder presentarlo en vivo y usar la mejor herramienta que tiene para expresarse su voz.

Uso mi voz de muchas maneras, es muy versátil y me encanta que con ello puedo crear estos peculiares personajes, con la finalidad de sacar distintos rasgos de mi personalidad. Lo que quiero probar con mi voz es que además de que hay muchas partes de mi como persona, es algo que también puede aplicarse para todos los demás. Hay tantas formas de expresarnos que no debemos estar atados a una sola”.

 

No es una revista, es un movimiento.