Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

88740
Entrevista con Milo, Mel & Mayel Pt. II

Entrevista con Milo, Mel & Mayel Pt. II

En esta nueva entrega de nuestra entrevista con Milo, Mel & Mayel, platicamos más a fondo sobre temas "escabrosos".

En la primera parte de esta entrevista descubrimos quiénes eran los responsables de Milo, Mel & Mayel. Averiguamos que se trata de un productor argentino con décadas de experiencia; un músico de sesión que, entre otras cosas, tocó en La Candelaria, banda legendaria de los noventa que, entre otros, tenía como integrante a Tito Fuentes (Molotov), quien completa este trío.

Al ser una banda nueva con integrantes experimentados, su visión de la industria, la escena del rock y las nuevas propuestas que la conforman tiene un valor extra. Este y otros temas exploramos en la segunda parte de la entrevista.

Nuevas bandas, sonido y copia

Uno de los tópicos de los que vale la pena hablar es la escena del rock en la actualidad. Para ello, hace falta conocimiento de lo que es el rock y de dónde viene lo que están tocando. Además que, según su perspectiva, se ha perdido cierto sentimiento de pertenencia:

“(Las nuevas bandas) son un poco víctimas de las circunstancias, no hay mucha cultura, está muy deslavado. No hay movida, es muy difícil encontrar algo como antes era el rockabilly. Ahora la gente va a un concierto de rock o a la reunión de Mecano. Eso se nota a la hora en que sacan un disco, les falta comprender de dónde viene su sonido”, opinó Mayel.

Sobre la generación Zoé y la cantidad de agrupaciones que se parecen a ellos, lo explicaron como algo puramente comercial. “Parece que nada más quieren hacer algo exitoso. Por ejemplo, los Zoes, llevan años chingándole. Estaba platicando con León, y lleva también veintitantos años en esto, y se nota, tiene una personalidad. Los nuevos sólo lo imitan y lo malo es que a la hora de hacer eso, si no le pones algo tuyo queda como una vil copia. Existen las tendencias sónicas, pero la copia se nota”, declaró Mayel.

“Somos fans de los setenta, donde el afán era parecerse lo menos posible a otras propuestas. Led Zeppelin y Pink Floyd, no se parecen entre sí, cada una tiene su propuesta. Los tipos le chingaban para que su banda fuera completamente única. Ahora la cosa es gustarle a alguien”, agregó Milo.

Política y rock

Otra cosa que ha cambiado es la temática de las bandas rockeras. Antes, la rebeldía y la oposición al sistema eran casi la norma. Una balada de amor, de vez en cuando, servía para demostrar que detrás de la rudeza había un corazón después de todo.

Ahora todo cambió. Es raro encontrar en el género alguna postura sobre la problemática actual de nuestro país. Ni hablar de hacer conciertos pro (ponga causa política aquí). Para Milo, Mel & Mayel, hablar de estos temas no es una obligación y no es algo que se deba esperar del genero.

“Difiero de ese artículo de Proceso de la generación Zoé. Cada banda puede hablar de lo que le de la gana. A lo mejor no tienes chamba y te está cargando la v***a pero, es un poco resaltar lo obvio. Sabes que la administración del país está mal, que la clase política es miserable y que hay corrupción en todos los niveles. No por eso tienes que hablar de eso. Por otro lado, las canciones no han sido la solución, Molotov hizo 'Gimme Tha Power' y lo único que conseguimos es que la gente quiera que hagamos otra vez 'Gimme tha power'”, opinó Mayel, a lo que agregó: “Las bandas que más la hacen de a pedo, la mayoría hace una música horrible, como el ska, que es espantoso”.

“No tiene que ser un panfleto. Tu posición política es cómo vives, pero no necesariamente tus canciones tienen que hablar de eso para que estés en contra de la corrupción o que la gente no tiene para tragar”, añadió Milo.

“Es como el periodismo, no vas a hablar de lo mismo siempre: a veces será de cultura, otra veces de política”, complementó Mel.

Censura

Milo, argentino, sabe lo que es la censura y la persecución a la libertad de expresión. Persecución que terminó con miles de muertos y desaparecidos durante una cruel dictadura. Recordó que, en esos tiempos, el rock sí formó parte de la rebelión, aunque de manera sigilosa.

“Lo que está bueno del rock argentino de esa época es que sí hablaban de eso pero en slang, si eras de la gente que estaba más metida en el ambiente entendías perfectamente. Es el caso de Los Dinosaurios de Charly García, evidentemente habla de los militares, pero si lo decía abiertamente, lo mataban. Lo que tenías que hacer entonces era escribirlo de tal manera que sólo lo entendiera la gente que estaba empapada en el lenguaje”.

Mayel, mexicano, ha vivido dos posturas del gobierno y de los medios. Desde no querer vender su disco y no pasar sus canciones en la radio, hasta la invitación de la mayor cadena de televisión en nuestro país sin condiciones ni censura de ningún tipo. Aún así, reconoce que mucho no ha cambiado en cuestión de los métodos ocultos de represión.

“La libertad de expresión en este país va de la mano con la libertad de matar a un cabrón, como lo que acaba de pasar con la periodista de Veracruz. La música, en los medios tradicionales, tele y radio siguen estando muy controlados. Cuando tocamos en Televisa (con Molotov) lo hicimos con la condición de que íbamos a tocar lo que quisiéramos, fuimos a atacarlos y les valió madre”.

Concluimos la entrevista con una declaración llena fuerza y verdad por parte de Milo: “Todos están tan corrompidos y tienen la situación tan controlada que una canción para ellos es inofensiva”.

No les pierdas la pista desde su Facebook oficial.

No es una revista, es un movimiento.