184977
Entrevista con José González

Entrevista con José González

Valle humanístico.

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos y a dónde vamos? José González se ha convertido en uno de los máximos exponentes en ceder luz a estas inquietudes antropológicas a través de la música, pero desde un ángulo más optimista y hasta mágico. Desde su primer disco, Veneer, hasta el álbum más reciente, Vestiges & Claws, González ha empleado alegorías lacónicas con acordes y arreglos igual de austeros para crear un estilo que es a la vez único, pero que igual hace reverencia puntual a sus ídolos Silvio Rodríguez y Nick Drake.

Su cuarto disco como solista, Local Valley, es otra tesis más en una rica discografía llena de humanidad, pero con unos ligeros cambios en su patentada fórmula para enfatizar la evolución. Con motivo de su salida, Indie Rocks! tuvo una plática virtual con González para que nos contara más de este nuevo lanzamiento.

Actualmente estoy en Gotemburgo, Suecia. Es la ciudad donde siempre he vivido y hasta cierto punto ha influido en mi proceso creativo, pero la música que he escuchado es de todo el mundo. Artistas como Silvio, Mercedes Sosa, João Gilberto y sobre todo gente de EE.UU. y Canadá, de donde he tomado más influencias para definir mi estilo. Retomando la noción de Gotemburgo, es una de las ciudades más lluviosas de Europa y muchos me han comentado que eso lo escuchan en mi música, entonces de alguna manera supongo que se ha canalizado la tempestad de mis alrededores con el estilo de mis influencias,” detalló González.

Jose-Gonzalez_2021

Local Valley viene después de seis años de relativo silencio. En tiempos recientes, el músico sacó un disco en vivo con el ensamble orquestal The String Theory, con quienes hizo nuevos arreglos de sus temas más conocidos para una gira en Europa. También tuvo una hija con su pareja sentimental de hace tiempo, la diseñadora Hannele Fernström. Todos estos factores contribuyeron tanto a la gestación lenta del material como a su inspiración y composición.

Yo siempre he sido más lento. Tardé un poco más de lo usual, que son 3 años entre discos. Además de sacar el disco en vivo y del nacimiento de mi hija, la cosa es que no encontraba el tiempo para escribir. Soy de esas personas que necesita más meses para tomar vuelo, y a veces lo que sale no es suficientemente bueno para mí. Tomó su tiempo pero acá estamos y, además, estoy más contento que nunca,” reveló felizmente González.

Además de una renovada inspiración lírica para la composición del disco, González tomó algunos riesgos y experimentó con sonidos y texturas no exploradas anteriormente en el estudio. Tomó un poco de los arreglos más elaborados en sus presentaciones en vivo más recientes e incluyó secciones con instrumentos que antes no figuraban en su arsenal, para dar una idea mayor de su identidad musical actual.

Cuando empecé a escribir el disco, quería tener canciones clásicas de mi estilo, que consiste en solo guitarra y canto. Hace años empecé a experimentar con cajas de ritmos y sintetizadores. Esta vez los usé en el disco y fue una cuestión más de preguntarme, ‘¿por qué no?’ en vez de pensar que me estaba saboteando o intentando algo que no iba conmigo. 

Además, la mayor inspiración para mí fue mi hija, que me presentó a la posibilidad de un mundo sin reglas. Al final, Local Valley es una mezcla de las canciones clásicas y algunas más experimentales y bailables. El disco presenta una imagen más completa de quién soy yo en este momento. Un balance entre lo más serio y lo más juguetón,” afirmó González.

Entre los cambios más notorios está “El Invento”, el primer sencillo del disco compuesto e interpretado completamente en español —la primera vez en su discografía—. Aunque siguen presentes los elementos ya característicos de un tema de su autoría —elementos surreales, naturalismo, armonías, arpegios de guitarra acústica elocuentes y magistrales— el hecho de ser compuesta en el idioma de su familia le da un toque más romántico e inusual.

El Invento’ es algo que ya había probado anteriormente en mi composición, pero no había salido como tema final para un material de estudio. Anteriormente no me nacía componer en ese idioma, y de joven no me llamaba la atención comunicarme en español. En inglés era mucho más fácil para mí expresar mis ideas y deseos. Era más rápido si lo hacía en inglés, pero ahora probé con el español no solamente como reto personal, sino también es la encapsulación de un momento en el que empecé a pensar quién soy y quién quiero ser. Decidí que no quiero ser el que solo canta en inglés.

González siempre ha manejado una paleta de estilo sobria y mesurada. Desde los sonidos mismos hasta el arte en sus portadas de discos, uno podría pensar que ya existe un estilo predeterminado. De lo poco que hemos escuchado de Local Valley, González ha vuelto con más colores para pintar y emociones por compartir. Otro de estos ejemplos es el segundo sencillo, "Visions", un paisaje onírico lleno de adornos existenciales en donde los sintetizadores y cantos de pájaros cobijan a González y a su guitarra.

Visions’ empezó siendo compuesta con una serie de acordes que para mí sonaban como a elefantes marchando lento, pero que han vivido muchos años.

Empecé a escribir la letra pensando en una de las canciones de Vestiges & Claws, “Every Age”. En ambas me puse a escribir sobre lo ser humano y hacia lo ser humano. Es vernos desde arriba en este planeta, en un espacio enorme y frío. La canción habla de cómo creamos herramientas para combatir problemas de la naturaleza, pero también cómo lidiamos con sus desafíos, como el cambio climático, la inteligencia artificial o los virus sintéticos. Necesitamos tener visiones juntas y no separadas para ayudarnos como especie,” comentó González.

No es una revista, es un movimiento.