182709
Entrevista con Japanese Breakfast

Entrevista con Japanese Breakfast

Después de la tormenta.

Bien dicen que después de la tormenta viene la calma. Todo lo malo siempre trae algo bueno, y la luz llega para iluminar la oscuridad. Así ha sido la vida para Michelle Zauner, artista capaz de sentirse cautivada por la belleza de un desayuno japonés, que encuentra inspiración y cura al escribir de sus pérdidas, y lucha ferozmente por experimentar la alegría.  Éste 2021, después de un largo año apocalíptico, Japanese Breakfast regresa con su tercer entrega mucho más radiante y optimista.

A pesar de que su herencia familiar es coreana y no japonesa, Zauner cuenta que en 2013, bautizó a su actual proyecto solista después de muchos desayunos japoneses que publicaba en cuenta de Tumblr: "Pensaba: 'luce tan delicioso y suave, que así quiero que suene mi música", confesó la artista.

Zauner se inició en la música a los 5 años aunque, desde su punto de vista, en aquellos años no se sentía muy entusiasmada tocando el piano, pues lo que más anhelaba era llegar a escribir canciones. "Empecé a tocar piano cuando tenía 5 años y lo odiaba, y mi mamá era muy reacia a dejarme tomar clases de guitarra cuando tenía 15. Pero a los 16 tuve mi primera guitarra, y la verdad no estaba muy interesada en tocar la guitarra, lo que quería era escribir canciones". De acuerdo con la melódica voz detrás de Japanese Breakfast, la composición de canciones sucedió de una manera muy natural. Tocó en bandas en la prepa y en la Universidad, y aunque siempre quiso vivir de la música, lo veía como algo muy lejano.

Aunque Little Big League fue un proyecto al que le dedicó mucho, en 2013 comenzó a explorar componer en solitario. El inicio de este viaje fue un proyecto al que llamó June. En 2014 puso pausa a la banda, se mudó con su familia a Eugene, Oregon después del fallecimiento de su madre, y continúo escribiendo.

Mi banda estaba en una situación rara. El bajista acaba de unirse a otra banda, y el guitarrista y yo teníamos mucha disonancia creativa. Creo que solo quería ser el director del proyecto y no tener que negociar ni comprometer las ideas para ser justos con todos, así que en algunas maneras fue muy emocionante. Pero claro que también me sentía que debía renunciar a la música porque había pasado tantos años construyendo Little Big League que parecía que no iba a poder terminar con eso tan pronto". Sin embargo, no solo pudo cerrar ese ciclo sino que Japanese Breakfast nació y liberó sus sentimientos más oscuros en Psychopomp (2016) y Soft Sounds from Another Planet (2017).

De acuerdo con Zauner, la vida en cuarentena la hizo sentir sin propósito y confundida. Tuvo que retrasar la salida de su tercer disco: Jubilee, el cual estaba programado para salir en junio de 2020. Sin embargo, siente que el 2021 es el año perfecto para el estreno de un disco que marca una etapa mucho más madura y ecuánime de su vida y su carrera: "En Estados Unidos las cosas son un poco más optimistas acerca de la vacuna y creen que los shows estarán de vuelta en verano de este año. Tengo muchas esperanzas. Estoy muy optimista, y me gusta creer que estaremos dando conciertos en verano. Creo que hay una luz al final del túnel, así que creo que es el tiempo perfecto para este álbum".

Aunque Jubilee no es en su totalidad un álbum de alegría, se trata de una entrega dedicada a hablar de las luchas por experimentarla y mantenerla. "Creo que solo estaba cansada de escribir sobre duelo y trauma. Los últimos discos eran muy oscuros y escritos en estos momentos difíciles de mi vida. A los 6 meses de que mi mamá falleció escribí un libro entero, dos disco sobre esa experiencia, así que ya me sentía lista para escribir sobre algo más en mi vida. Creo que fue muy positivo pasar al otro lado del espectro y escribir sobre júbilo. La clave principal fue eso: Ya sea luchando por tener alegría en tu vida o dejando a alguien atrás para preservar la alegría", manifestó Zauner.

Asimismo, Japanese Breakfast cuenta que su ambición era grande para la creación de un tercer disco. Su inspiración era Homogenic de Björk.

Pensaba mucho en el tercer disco y en las carreras de otros artistas. Cuando pienso en tercer álbum siempre pienso en Homogenic de Björk, ¡un álbum muy ambicioso y teatral! Eso es lo que quería lograr".

Además de ser una prolífica compositora, Zauner se ha destacado por ser la directora de sus propios videos colaborando con Adam Kolodny. "Me encanta. Siento que siempre intento superar lo que hice antes. Me siento muy afortunada de haber colaborado con Adam. Los dos hemos crecido mucho y es muy emocionante trabajar en un medio en el que constantemente estás aprendiendo. Los videos musicales para este disco son el mejor trabajo que hemos hecho, y han sido grabados en 16 mm. Son muy cinemáticos y hermosos".

Finalmente, Zauner nos platicó uno de los planes que más le emocionan de Japanese Breakfast éste 2021: regresar a los escenarios, y nos confesó que, siguiendo todos los protocolos de salud, planea ofrecer algunos shows el próximo mes de julio con una banda de seis en la que incluirá saxofón y violín, y de ser posible,  una banda mucho más grande.

No es una revista, es un movimiento.