183349
Entrevista con Iceage

Entrevista con Iceage

03/May/2021

Seek Shelter, el álbum que no hubiera existido en tiempos de pandemia.

Tener un proyecto o banda por más de una década puede parecer fácil. A lo largo de este tiempo se van sumando personas de todo el mundo, los ritmos y sonidos evolucionan; pero hay costumbres y rituales que prevalecen. La banda danesa Iceage está próximo a estrenar su quinto álbum de estudio Seek Shelter, por lo que en Indie Rocks! tuvimos la oportunidad de platicar con Elias Bender, guitarrista de la banda, sobre el proceso de grabación.

Cuando menos lo esperamos, un álbum comienza a surgir; puede ser de la primera frase que anota el artista en un cuaderno o en su celular, los primeros acordes cuando estás aburrido, una idea abstracta o las ganas de construir algo que perdure en el tiempo. “Hay una tendencia en el que el cerebro quiere olvidarse de las cosas y la mejor manera de enfrentarlas y transformarlas en una canción. Incluso cuando no estoy seguro de escribir, lo hago”, nos cuenta Elias. En ocasiones, el proceso de escritura parece ser introspectivo y no solo letras vacías que logren pegar en el público, “mi mente es amplia, de cierta manera. Siempre está tratando de convertir lo que haya aquí arriba en una canción. Así lo puedo hacer tangible, sé que existe porque a veces es difícil saber cómo te sientes y al convertirlo en algo concreto tienes mejor idea de lo que está pasando”.

No sabíamos lo que iba a suceder hasta que llegamos, fue más complicado de lo que imaginamos”.

Eso es solo el comienzo, pues después llega el reto, cuando Elias se reúne con Johan Surrballe, Dan Kjær y Jakob Tvilling para comenzar a dar forma al proyecto. Esta vez, la banda viajó a Lisboa, Portugal, “fuimos a este lugar… es de esas ciudades en la que sientes que hay algo ahí como una serie de secretos que esperan a ser revelados”. El estudio que eligieron fue Namouche, que está en pie desde los años 70 lo cual da un estilo vintage, pero al estar casi abandonado no está en su mejor forma hasta dar la sensación de estar embrujado; además batallaron con las goteras de agua que los hizo cuidar al máximo los instrumentos.

Es tiempo de poner manos a la obra, y es aquí cuando hay un ritual que seguir. “Cuando grabamos es algo sagrado y cada vez que lo hacemos no tratamos de escapar, no salimos, no nos reunimos con gente; si quieres emborracharte, lo haces ahí”. El costo de un estudio es caro, el tiempo vuela y es oro; tener un límite de 12 días en el que el reloj comienza a correr te lleva por miles de emociones desde la tranquilidad de comenzar un nuevo proyecto, pasar por la locura que te lleva a perder la cabeza, pero que todo culmina en felicidad. “No puedo imaginar que un proceso sea fácil, por eso elegimos este estudio y esta forma de grabar. Cuando permites que pasen cosas inesperadas o cuando las cosas no pasan como imaginabas te pones a pensar en cómo resolverlo”.

Solo tienes una oportunidad de grabar y las canciones quedarán así para siempre… con algo que se parece al álbum que pretendías hacer”.

Aunque el proceso de grabación pueda parecer monótono entre grabar guitarras, voces, y luego otra vez, cosas extrañas y maravillosas pasan, sobre todo si trabajas con nuevos elementos que nunca pensaste integrar en tu música. Madurez, evolución… como sea que le llamen, son cosas necesarias. En “Shelter Song” podemos escuchar al coro Lisboa Gospel Collective, una nueva experiencia para Iceage, “estábamos un poco nerviosos porque no sabíamos cómo hacer los arreglos de forma técnica, así que trabajar con ellos fue dulce, intuitivo y natural como empezaron a armonizar. Se convirtieron en la luz brillante e hicieron que todo se sintiera como una buena conclusión”.

Así, el resultado fueron 12 temas con diferentes matices, que exploran desde el punk rock, post rock, pero desenfreno con el que a veces los podemos relacionar se aparta un poco, pues este trabajo conlleva un trabajo más profundo y significativo. “Espero que la música no sea de un solo color, es más interesante para mi cuando puedes mezclar cosas como una gran paleta de emociones que no muchas veces concuerdan. Es interesante cuando puedes combinar diferentes imágenes, emociones y sonidos y creas yuxtaposiciones o espacios que llegan a ser confusos”.

Es transparente y vulnerable; va desde el enojo hasta la melancolía”.

El próximo 7 de mayo podremos escuchar Seek Shelter, pero hasta el lanzamiento en estos días se siente diferente. Una vez que lo encontremos en plataformas de streaming o en nuestro formato preferido, eso será todo; tal vez un evento en línea o las entrevistas que la banda pueda ofrecer los diferentes medios alrededor del mundo, pero no es algo que solo nosotros notemos diferente, para la Iceage también lo es. “Estoy emocionado por el lanzamiento, pero también lo borré de mi computadora. Solo quiero olvidarme de él; es bueno porque habla sobre la vida que ya no tenemos, pero llevo sentado por mucho tiempo y es duro”, cuenta Elias en un momento de reflexión. “Espero que muchas personas se conecten con este álbum, pero es raro. Cuando tocas para las personas y ves sus rostros, sabes que las canciones tienen impacto; yo no recomiendo estar en Internet y ver los números de reproducción para mi eso es algo abstracto”.

Todo nos impacta de manera positiva o negativa: nuestro entorno, las personas, tener momentos de serenidad y de caos nos llevan a tomar decisiones, pero constantemente nos encontramos en el proceso de descubrir cómo enfrentarnos y actuar ante ciertas situaciones. Una vez que lo sabemos dejamos huella de todo aquello que sentimos y vivimos, como lo hizo la banda con este álbum.

 

 

No es una revista, es un movimiento.