175126
Entrevista con Gabriel Garzón-Montano

Entrevista con Gabriel Garzón-Montano

Gabriel Garzón-Montano y el despertar de la identidad.

Dos semanas han pasado desde el lanzamiento oficial del segundo disco de Gabriel Garzón-Montano, Agüita. Sin embargo, el camino para que este álbum viera la luz fue de casi 3 años, ya que varias versiones del disco fueron desechadas y, por primera vez en su carrera, tuvo que tomar la decisión de grabar todas las vocales por segunda vez

Este proceso lo llevó a una búsqueda interna que lo obligó a explorar su propia identidad a fondo. El músico ha terminado por reflejar en Agüita lo que se siente vivir en un país multicultural, como lo es Estados Unidos, pero al mismo tiempo ser un extraño en casa.

De repente uno se está olvidando de su herencia, está imitando gente que no es, se está cortando la posibilidad de ser alguien más natural, se está enredando en la identidad cultural. Imagínate estar en 2013, irse a Los Ángeles con un nombre como el de Gabriel Garzón-Montano, cantando en inglés, la gente no lo entendía”.

Y aunque no abandona su primer idioma, el inglés; para este disco ha decidido dar un mayor protagonismo al español, que se convierte en el responsable de sus primeras incursiones en el trap; ejemplo de ello es el single que da nombre al disco.

Cantar en español es delicioso, porque suena todo, cómo se reparten las sílabas, esas divisiones son muy regulares. Es un punto de acceso diferente en mi experiencia corporal, auditiva, cultural, lingüística, entró en otro modo de ser”.

Si bien para muchos esta es su carta de presentación, Garzón-Montano ya tiene una carrera dentro de la escena R&B americana. En 2014 debutó con el EP Bishouné: Alma del Huila, el cual distribuía de manera independiente en cada tienda de Nueva York. Fue así que una copia llegó a las manos de Drake, quien utilizó las bases del tema “68”,que más tarde se convirtió en “Jungle” una de las canciones dentro del aclamado mixtape “If You’re Reading This It’s Too Late”. El resto es historia: festivales, conciertos y una carrera en notable ascenso.

Si bien este álbum sale en una disquera mucho más grande, las experiencias que ha tenido a lo largo de su carrera le han hecho que ver que puede evitar las reglas del juego de la industria.

Todo el primer año estuve con este estilo R&B, que fue como me vendí originalmente, y lo que la disquera esperaba de mí. Ahora fue diferente, llegué con el paquete completo en plan de: ‘si no lo quieren yo se lo vendo a otro’. Entonces yo controlo mi obra, yo toco todos los instrumentos y hago toda la producción”.

En Agüita se encuentran diez tracks que muestran 3 partes de la personalidad del músico: la influencia de su madre de origen francés, sus aventuras en el R&B y su más reciente incursión en el sonido urbano, específicamente el trap. Todo esto cubierto de una estética única que acompaña cada una de las identidades mostradas a través de la música.

La idea de personajes, es a partir de mis intereses y de ver cómo encaja cada una de ellas en un todo, que de entrada puede parecer muy loco”. Pero estos no son tres artistas diferentes, es uno solo que está cansado de vivir en las etiquetas y quiere mostrar todo lo que es por dentro. Garzón-Montano nunca para de trabajar y promete más cosas para este disco, además de estar trabajando ya en nueva música.

Si bien el camino no ha sido fácil, él tiene claro que va sobre el correcto. “Esto de la plata y de este movimiento tan violento que es el capitalismo no me importa. Entonces yo estoy aquí para crear arte, para mover la conciencia, para dejar un testimonio de lo humano. Quiero que las niñas y los niños que crecen en un mundo tan horrible, puedan ver algo humano que no les quiere engañar nada.”

No es una revista, es un movimiento.