89848
Entrevista con El Guincho

Entrevista con El Guincho

Bazar de sonidos cortesía de El Guincho.

En el padrón de artistas contemporáneos que presumen tener música difícil de clasificar en un género, Pablo Díaz-Reixa, mejor conocido como El Guincho, es uno de los pocos que apelan a la descripción. Con un estilo que recoge influencias de la música electrónica, la música tropical, el rock tradicional y el hip hop –a veces todas en una misma canción–, El Guincho se ha vuelto uno de los principales representantes de la oleada alternativa moderna que proviene de Iberoamérica. Con respecto al lanzamiento de su cuarto LP de estudio, Hiperasia, y su participación en el más reciente House of Vans, Díaz-Reixa nos compartió sus experiencias, inspiraciones y opiniones acerca de la industria musical de hoy.

“Venía de hacer un disco muy extraño, que era Pop Negro. Precisamente porque no acostumbro a escuchar pop ni canciones con estructuras tan cerradas. Sentí mucha libertad al hacer Hiperasia, de hacer música que se parezca más a lo que yo escucho normalmente, a ser más radical con la estructura, de empujar todo lo que he venido haciendo con los años. Fue una experiencia fascinante”. 

Hiperasia está decididamente hecho como un álbum urbano; aquel que se encarga de absorber los sonidos de un mercado, una avenida concurrida o una plaza en la noche. Lejos del estilo enclaustrado y casi exclusivamente tropical de Folías, Alegranza y Pop Negro, Hiperasia te invita a tener un after en el barrio después de enfiestar en el club y a improvisar con cualquier objeto a tu alrededor.

“Me inspiré en los hiperbazares chinos de Madrid. No hay como tal un equivalente aquí en México –es como si fuera un Sanborns, pero de objetos que son copia de objetos occidentales–. Me fascinó ese concepto de la autenticidad, de cómo cuestionan ellos esas copias y de cómo tenían incluso elementos más valiosos que los objetos originales. Me pareció muy interesante eso como reflexión sobre los géneros y los límites de los mismos. ¿Dónde está el límite del pop, del hip hop, de la música abstracta, de sintetizadores? ¿Por qué los enclosetamos? Compuse el disco a partir de esas ideas”.

Hiperasia El Guincho

Quienes ya sean adeptos al sampleo zapateador de El Guincho sabrán que, más allá de un sentimiento fresco y continuo de baile y adrenalina, también maneja un estilo lírico poco ortodoxo y enfocado al poder de la fonética y la asociación mental. Como jugar una especie de boggle musical.

“Al componer siempre empiezo con el título de la canción. Tiene que gestarse una idea muy abstracta, como en ‘Pizza’ o ‘Rotu Seco’ y pienso en todas las situaciones que se pueden dar a partir de eso. Si yo veo tu teléfono móvil celeste, escribo 'Teléfono Móvil Celeste' e intento generar todo tipo de situaciones que se puedan dar y de ahí surge todo un campo semántico. Veo qué palabras de ese campo te puedan afectar más a nivel rítmico y musical. Una vez que tengo ese campo definido en un TextEdit grande, paso al estudio y empiezo a componer beats, armonías, acordes, diferentes tempos, etc… Y cuando caso bien todas las palabras que tengo escritas, grabo. Cuando la canción está terminada, la rompo, borro cosas, le doy la vuelta a la estructura, distorsiono, filtro y eso da el resultado final”.

Dicho y hecho, Hiperasia contiene títulos tan dispares (y disparatados) como “Sega”, “Pelo Rapado”, “Muchos Boys” y “Zona Wi-Fi”. La musicalidad también varía, desde toques brasileños que recuerdan a Os Mutantes o a Caetano Veloso hasta el reguetón y dubstep, género continuamente en boga. Uno de los temas, “Comix", es hip hop puro y sin diluir, gracias a la participación de La Mala Rodríguez.

“Estaba hablando con María hace tiempo y haciendo beats para ella. El beat de 'Comix' tenía mucho que ver con lo que estaba haciendo yo, más de lo que le estaba preparando para su disco. Le mandé una estrofa y le dije: ‘si te mola, grabamos algo, porque se parece mucho al resto del sonido del álbum’, y ella encantada lo hizo. Me parece increíble lo que hizo en la canción y ayuda a entender un poco mis ideas de cómo estructuro los temas.”

Más allá de recoger, copiar o desmenuzar sonidos y tendencias, Hiperasia también pretende hacer lo propio con las plataformas musicales. Muy parecido a lo que está haciendo Kanye West con The Life of Pablo, El Guincho quiere que el disco nunca se acabe y se expanda hacia otros horizontes, tanto sensoriales como físicos.

“A mi me da igual lo que hagas con mi disco; si te gusta o no te gusta es tu vida. Ese no es el tema para mí. Lo que sí me incumbe es que el CD ya es un formato muy estático –sólo sacas 12 canciones y ya está–. Mi proceso como músico no es así, yo grabo canciones cada día. Iré al hotel y seguiré grabando, iré al avión y seguiré grabando. Ahora quería hacer un lanzamiento evolutivo: que todo lo que lanzara en un futuro fuera una extensión de Hiperasia, porque es igual de valioso. Y no sólo será música, sino texto, experiencias 3D, videos, etc… La finalidad es que todo lo que es digital y efímero se relacionara con algo físico, con un chip NFC dentro de una pulsera o de una sudadera. Me gusta la noción de que la música la lleves puesta y que tengas que pegar tu cuerpo a tu móvil para acceder al mundo digital.”

Hiperasia saldrá este mes a la venta en tiendas físicas y digitales.

No es una revista, es un movimiento.