184112
Entrevista con Dinosaur Jr.

Entrevista con Dinosaur Jr.

Reparar ciclos para llegar hasta el final.

Infinitas variables pueden terminar con una banda, hay relatos al respecto del cansancio físico y mental como resultado de extensas giras, o el eterno forcejeo entre los egos, las adicciones, las discrepancias creativas o incluso dinámicas amorosas que terminan por arruinar un legado musical, aunque la gran mayoría de la última razón señalada resulta ser un mito. “Lou ha mencionado que nos mantendremos hasta que ya no podamos más, J que seguirá tocando hasta que tengan que llevarlo al escenario en silla de ruedas, si Dinosaur Jr. tiene una motivación para seguir es llegar hasta el final”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Dinosaur Jr. (@dinosaurjr)

Después de un largo día de entrevistas vía Zoom, soy el segundo o tercer Alejandro que tiene el honor de charlar con Murph, quien debido a esta curiosa coincidencia, ríe discretamente y con un aura positiva describe la actual relación entre los integrantes de la banda: “Fuimos muy tóxicos en los inicios, después tuvimos que mejorar nuestra relación por el bien de la banda, fue como tener 2 vidas diferentes”.

La pandemia no detuvo el accionar pero cambió el proceso creativo del power trío insignia del grunge: “para bien o para mal nuestra dinámica no cambió para nada, todos somos muy cerebrales para hacer las cosas, a pesar de vivir en la misma zona no nos frecuentamos mucho, solo para trabajar, convivimos mucho más estando de gira, y hemos tomado estos meses como unas vacaciones, cuando estábamos de tour también tomábamos algunos lapsos de tiempo para descansar y estar en familia”.

Lo más difícil de la situación actual es extrañar el camino, los itinerarios, los largos viajes: “En cuanto a la salud mental ha sido difícil, ya que a J y a mí nos encanta estar de gira, siento que cortaron nuestra libertad de tomar un avión, e ir a lugares diferentes y lejanos, probar comida diferente, conocer gente nueva. Te vuelves adicto a estar de gira, y cuando te quitan eso te sientes perdido, no sabes qué hacer y solo piensas que no estás haciendo lo que quieres”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Dinosaur Jr. (@dinosaurjr)

Ahora solo recuerdos quedan de grandes momentos, conciertos memorables e incluso detalles que refieren en su memoria a lugares en específico: “De México recuerdo mucho el tráfico, donde sea que fuéramos todo era frenético y caótico, nuestra última visita fue muy breve, pero espero regresar pronto”.

Grabado en otoño de 2019 y después completado durante los meses de encierro por J Mascis, Sweep It Into Space cuenta con la coproducción de Kurt Vile, a quien Murph le da el crédito de crear un disco muy melódico gracias a su influencia: “fue una gran experiencia trabajar con Kurt, somos una banda muy privada, y tener a alguien que llegara a formar parte de nuestro espacio es algo que nunca habíamos hecho, habíamos estado de tour con él y nos sentimos cómodos de trabajar a su lado, fue un periodo corto y estuvo pocas veces presente en el estudio”.

“I Ain’t”, tema que da inicio a este quinto álbum después de la reunión de la banda en el año 2005 es, por el momento, el tema favorito de Murph: “comenzamos a tocar esta canción en algunos shows y me parecía bastante cool, ya después de algunos meses sin duda cambiaré de opinión, a veces te emocionas mucho con una canción y luego te cansa, descubres otra y tu opinión cambia”.

Recientemente Gene Simmons mencionó que el rock and roll está muerto, Greta Van Fleet contrarrestó esta declaración refiriendo que el rock como lo conocía el bajista de Kiss es el que tal vez está muerto. Diferentes enfoques entre artífices y nuevos talentos del género que Murph complementa: “El rock sigue siendo muy relevante, como el pop, el country, todos son géneros relevantes, incluso el grunge está mutando en una especie rara de pop grunge alternativo, como si pareciera que es la música que todos quieren hacer. Es como si la historia se repitiera, la música siempre renueva ciclos y escuchas cosas que regresan”.

Una constante para muchos amantes de la música durante estos meses de encierro ha sido refugiarse en sus discos o plataformas de streaming, en el caso de Murph, ha sido la oportunidad para reencontrarse con discos que escuchaba en sus tiempos escolares o aquellos que recuerda haber comprado por primera vez y que definieron su estilo para tocar la batería: Who Do We Think We Are de Deep Purple, Master of Reality de Black Sabbath y Romantic Warrior de Return to Forever. “Soy un tipo que le gusta el rock clásico, me gusta mucho Jimi Hendrix, solía imitar la batería del disco Axis: Bold as Love. A tal grado que le gustaría que el tema “Castles Made of Sand” suene en su funeral.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Dinosaur Jr. (@dinosaurjr)

“La radio, mis hermanas cantaban canciones que escuchaban, y ellas me llevaron a mi primer concierto, Crosby, Stills, Nash and Young en el Madison Square Garden, tenía 13 años y me voló la cabeza, esos son mis primeros recuerdos musicales”, mismos que crearon su esencia y trazaron la dirección musical de Murph que a la par de Dinosaur Jr., se ha dado tiempo para colaborar en otros proyectos: “recientemente trabajé con Adam Harding en Dumb Numbers, en tracks que grabamos hace tiempo, el año pasado grabamos algo de música nueva, sobre otros proyectos no he tenido oportunidad de hacer cosas. Hay gente que produce música a través de internet incluso estando en diferentes países, eso me parece cool, estaría dispuesto a hacer algo así pero no hay planes por el momento”.

“Digamos que en 8 meses”, refiere un entusiasta Murph como respuesta ante la esperanza y el deseo de volver a ver a Dinosaur Jr. de regreso en México, pero como desde el año pasado, los meses subsecuentes y hasta hoy, seguimos esperando que los astros, las cifras, las fases de vacunación y diferentes variables se acomoden a nuestro favor. Mientras podemos seguir flotando en el espacio, resistiendo, esperando, y sobre todo siendo felices y teniendo una buena actitud, a pesar de largas jornadas de home office, de esperanza por buenas noticias, o un día de entrevistas que parecen eternas y se vuelven inolvidables.

No es una revista, es un movimiento.