113905
Entrevista con Deafheaven

Entrevista con Deafheaven

El tenue tono de una voz que emana furia de Deafheaven.

“La música siempre ha estado en mi vida, en mi casa siempre había una televisión prendida con la rotación de videos de MTV o discos de Duran Duran, Michael Jackson, Radiohead, Stone Temple Pilots o Soundgarden sonando todo el tiempo gracias a mis padres”, refirió George Clarke, aquella furiosa voz de Deafheaven, tenue al teléfono a larga distancia, durante el tour que lo regresó a México para presentarse en El Plaza Condesa.

La inspiración al momento de crear y actuar viene de todos lados: el black metal, Slayer, My Bloody Valentine, Mogwai, desde Morbid Angel hasta Oasis, y es en esta mezcla donde radica la relevancia de la agrupación y el cómo han llamado la atención en los últimos años, creando una especie de amor-odio entre los adeptos más "trues" del metal y aquellos que no enfocan su total atención al género en específico.

Clarke refiere que al estar dentro de cierta élite del metal, el hecho de realizar tours con bandas como Carcass les ha abierto el camino a nuevos escuchas y a cumplir la constante ilusión de tocar junto a las leyendas del género: “Obviamente nos encantaría tocar con Metallica o Emperor, aunque personalmente me hubiera gustado tocar junto a Dissection”. Power Trip como su nueva banda de metal favorita y la dedicada constancia de impregnarse con nueva música en medida de lo posible para sonorizar los tiempos muertos entre esperas por vuelos en un aeropuerto y travesías en carreteras. Al respecto de todos aquellos que comienzan su andar por el complicado camino de la música el vocalista compartió su experiencia: “Mi consejo para las nuevas bandas es que tienen que ser pasionales, no tener miedo a enfrentar al público y aprovechar todas las oportunidades que puedan tener”.

Recordando su primera visita a México en el Festival Corona Capital, George refirió que prefiere tocar en inmuebles más pequeños en los que puedes controlar de mejor forma el sonido y para tener cercanía con el público, con el que establece una conexión transgresora y visceral gracias al poder de su voz como complemento de la estridencia influenciada por el black metal: “Me gusta observar que algunos fans lloran, se arrancan la ropa o tratan de arrancármela a mi, intentan escupirme o entran en trance con la música, es sorprendente”.

En su show con Mono, banda que considera genial y cuyos integrantes son agradables y talentosas personas, la emoción del vocalista se centró en los fans mexicanos durante su primer show estelar presentado por INTRSTLRS en Guadalajara y en su segunda fecha en la Ciudad de México, los cuales señaló como pasionales y llenos de energía: “Después del actual tour comenzaremos a escribir canciones para el nuevo álbum”. Como planes en el futuro inmediato de la banda, cuyo ímpetu oscuro ha ganado el respeto y la admiración en un circuito en el que a veces es difícil entrar si decides experimentar más allá de inclinarte por imitar lo que hace la vieja escuela o ser renuente a expandir tus influencias creativas que pueden ser tan opuestas como Liam Gallagher o Varg Vikernes.

No es una revista, es un movimiento.