143104
Entrevista con Beak>

Entrevista con Beak>

Desde una campervan en Cornwall, Inglaterra, Geoff Barrow de Beak> nos habla vía telefónica del placer de hacer música, de lo suertudos que somos en México y de las canciones que lo hicieron convertirse en un fanático del sonido.

Beak> es tres músicos que se juntan en un cuarto, conectan sus instrumentos y dejan que la música fluya por sus venas y que el simple placer de crear sea el que dicte como se desarrollan los sonidos y las melodías. También es uno de los tres proyectos de Geoff Barrow (instrumentista de Portishead), quien además de ser compositor, productor y DJ, tiene una banda de hip hop llamada Quakers, con la cual lanzó un álbum debut en marzo de este año (2012). También cuenta con su propia disquera de música experimental: Invada Records, y por si todo esto no fuera suficiente, es papá.

El proyecto nació en 2009, en la fiesta de Navidad de Invada Records. Billy Fuller (Fuzz Against Junk) y Matt Williams (Team Brick) asistieron (es la disquera de sus bandas) y participaron en el Label Jam, una sesión donde los músicos invitados toman sus instrumentos y se ponen a tocar por el puro gusto y para ver si hay química entre ellos. “Le llamamos el Acid Test”, dijo Barrow.

“Después de tocar algunas rolas nos gustó bastante cómo sonábamos y que la música surgiera espontáneamente”, comentó Geoff. A partir de ese momento, Fuller, Williams y Barrow decidieron juntarse, meterse al estudio de grabación y empezar a experimentar con diversos instrumentos.

“No nos importaba estar fuera de tiempo ni queríamos la ayuda de un ingeniero de sonido; lo importante era dejarnos llevar por la música, divertirnos y sonar como tenemos que hacerlo, sin arreglos profesionales”, añadió.

De ahí nació Beak>, del puro placer de reunirse a hacer música. Por eso sus dos álbumes: Recordings 05/01/09 > 17/01/09  y  >> son discos que tienen el valor de no ser comerciales, porque provienen de un proyecto que no tiene que cumplir con términos, ni contratos, ni números, ni mercadotecnia; no está contaminado por los lineamientos comerciales de la industria. Recordings 05/01/09 > 17/01/09 se hizo en 12 días y >> en una sola tarde.

Barrow describe la música de la banda como interesante. “Suena como Beak> y nadie más. El proceso de crear es simplemente llegar al estudio sin hablar y sin planear nada previamente, poner los micrófonos y empezar a tocar; así es como mejor nos funciona. También nos ha servido muy bien ir por la carretera tocando, así han salido varios temas. Nos gusta mucho tocar mientras  manejamos”.

El sonido de la banda es una combinación de varios géneros. Tiene algo de post rock, de krautrock y de experimental. El más reciente álbum >>, que salió a la venta el pasado 29 de junio (2012), contiene 10 tracks hipnóticos, con letras algo incompresibles, que reflejan claramente la nula necesidad de la banda por encajar en algún molde.

“En México son muy suertudos, todavía tienen un verdadero sentido de identidad al producir e interpretar música, aún existe la espontaneidad y el groove propio del artista; los músicos le pueden echar de su propia cosecha y darle un toque personal a sus temas, no como en Alemania, Francia o el Reino Unido por ejemplo, donde la industria de la música está dominada por la comercialización y por esa razón es difícil sonar original. Con el pretexto de que no suenas profesional, el ingeniero de sonido viene y arregla tus rolas y tus ideas para que puedas encajar en el patrón de una computadora y el resultado, tristemente, es que mucha música suena igual”, declaró Barrow.

Hay gente que nace con un don para hacer ciertas cosas tan bien, que difícilmente puede ser igualada. Barrow tiene un talento nato y único para crear, y la música parece transpirar por sus poros. Empezó su viaje musical cuando aprendió a tocar la batería a los nueve años, edad desde la cual empezó a jugar con sonidos y a identificarse con ciertos artistas; grupos como Talk Talk y la música de las películas lo inspiraron mucho en ese entonces. Antes de finalizar la platica con él, nos reveló cuáles son las canciones que lo hicieron meterse de lleno en la música: Rebel Without A Pause, de Public Enemy; Have I The Right de The Honeycombs, y "Vitamin C" de Can.

A pesar de que sabe tocar la batería, la guitarra y el bajo, y de que tiene un extenso conocimiento sobre composición y producción musical, Barrow, humildemente, dice. “Mantengo el ritmo en cuatro notas y pongo changuitos para que la música que hago suene bien”.

No es una revista, es un movimiento.