Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

152107
Porter en el Teatro Metropólitan

Porter en el Teatro Metropólitan

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Teatro Metropólitan

Artista(s)

Porter: Máquinas en el escenario.

Hace una semana, Porter anunció que los boletos para su presentación en el Teatro Metropólitan estaban agotados. Ayer, la banda tapatía demostró el porqué del sold out, en una noche llena de furor en la que los fans disfrutaron de la presentación oficial de Las Batallas, la más reciente producción discográfica del cuarteto liderado por David Velasco.

Antes. A las 21:00 H y durante 25 minutos, Señor Kino, quinteto sonorense de surf punk integrado por Karl, Ramsés, Sofia, Carolina y Erubiel cautiva a los presentes con su sonido fresco con apenas cuatro canciones, siendo “Portal de colores” la primera de ellas. Mientras tanto, el público sigue llegando, al tiempo que todas las luces se apagan y solo quedan las del escenario. “Elesdí”, “Mamón” y un tema nuevo completan la colorida presentación de Karl y compañía.

El inicio del ciclo. Pasadas las 21:40 H, la música de fondo se corta, las luces se apagan y la emoción por ver a la banda principal aumenta. Parece que es momento de ver a Porter. Sin embargo, un presentador con cero carisma aparece para decir que es la segunda llamada. Dos minutos (eternos) después, regresa para agregar “Tengo con ustedes a los hombres máquina”. El telón negro se abre y David Velasco, Diego Rangel (Bacter), Víctor Valverde (Villor) y Fernando de la Huerta (Medusa), los cuatro vestidos de negro y conectados a un tubo que los hace parecer robots, comienzan a tocar la hipnotizante “Hombre máquina”. Cada integrante tiene de frente un pad de batería, como en el lyric video de dicha canción. Kraftwerk estaría orgulloso.

“¿Qué dice mi México querido?”, pregunta David al finalizar el primer tema, para seguir con otra joya perteneciente a Las Batallas: “Chesko”. Al terminar, Luis Mejía, el baterista de apoyo de la banda, realiza un breve pero atractivo solo de batería. “Cuervos” no pudo tener mejor antesala.

David hace una pausa para decir: “Esta rola va para los que se adelantaron y están allá arriba”. Mi mente inmediatamente piensa en un ser querido: mi abuelita. El intro lacerante de “Himno Eterno” lo hace aún más doloroso. Se supone que vengo a disfrutar, no a llorar. “Raro, no entiendo por qué ya no estás aquí, ya no eres físico, nunca pensé que no estarías aquí”. Piel erizada y lágrimas a flor de piel.

Después del momento nostálgico, la histórica “Rincón Yucateco”, de su disco antecesor Moctezuma aparece en el setlist. Para la siguiente pieza, unas luces blancas caen sobre la figura de David. ¿La razón? La mística “¿Qué es el amor?”. “Cuxillo”, uno de los mejores temas del 2017 no podía faltar en esta gran noche, así como “Bandera”, el primer sencillo de Las Batallas, antes de que David dijera: “¿Cómo van, Metropólitan? ¡Qué chido estar aquí otra vez, muchas gracias!” y le diera paso a “Konnichiwa”.

Al término de “M Bosque”, David se lleva ambas manos a su boca y envía besos a los presentes. La multitud grita y agradece el gesto. La bipolar “Cuando lloro”, la cual combina un sonido orgánico de guitarra que se transforma en una parte digital con sintetizadores, sin perder la magia del track es la siguiente de la noche.

Los miembros de la banda abandonan el escenario y el presentador del principio reaparece para pedirle a los asistentes que saquen sus máscaras inspiradas en la portada de Las Batallas, las cuales, desde antes del evento se encontraban en los portavasos de las butacas. Ante la poca, casi nula respuesta del público, la realidad es que fue tiempo suficiente para que los músicos cambiaran de vestuario, pues todos regresaron con un outfit más cómodo, David, por ejemplo, con un poncho negro.

Las potentes “Palapa”, “Tzunami” son las elegidas antes de la clásica e infaltable “Espiral”, la más coreada, gritada y aplaudida, sin duda. Pero la euforia no paró ahí, pues “Pájaros”, una de las favoritas del nuevo material mantiene las emociones a tope. Al culminar, la porra a Porter inunda al Metropólitan y cómo no, si “La China” encanta a todos.

Pasan las 23:00 H y el “Muchas gracias, México” de David Velasco es la señal de que el final se acerca. Sin embargo, hay tiempo para una más: “Huitzil”. El track termina, las luces se encienden, el público no entiende nada. “Faltan un buen”, declara uno, “Sí, falta ‘Host of a Ghost’, responde otro.

Dos minutos más tarde, el encore lo marcan “Arcade” y “Para ya”, las últimas que faltaban para completar el ciclo de Las Batallas. “Mis queridos amigos, esperamos haber dado un poquito de lo que nos dan, los queremos un chingo”, manifiesta David. ¿Adiós, vaqueros? No, “Murciélago” es la definitiva. Ni modo, tocaron más de dos horas, pero no tocaron “Host of a Ghost”, Dios da, Dios quita.

Luego de 20 canciones, David arroja su poncho al público, poniendo punto final a una noche mágica, prehispánica e industrial. Porter demuestra porqué es una de las mejores bandas de rock mexicano y lo viene evidenciando desde 2015, año en el que lanzaron Moctezuma, considerado uno de los mejores discos de rock mexicano de la última década y el mejor de su carrera. Las Batallas está un escalón o quizá dos abajo, lo claro es que es un álbum que en vivo dio prueba de que los tapatíos son unas máquinas en el escenario.

No es una revista, es un movimiento.