156454
Nina Kraviz en el Foro 360e

Nina Kraviz en el Foro 360e

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

360 Venue

Artista(s)

Nina Kraviz, la dentista más popular del mundo de la electrónica regresa triunfante a México.

Nina Kraviz es probablemente la dentista más popular del mundo. Antes de empezar a producir música, el trabajo de la DJ rusa no era detrás de las tornamesas, sino detrás de un taladro y unas pinzas para dientes.

Antes de viajar por todo el mundo, de festival a festival, y presentarse ante más de miles y miles de personas, Nina le abría la boca a veteranos de guerra para cubrir caries, sacar dientes o hacer prótesis dentales. Tal vez por eso, su logo es el de una carita con una gran sonrisa. Pero desde entonces, ya ha pasado más de una década.

Ahora el nombre de Nina Kraviz es reconocido en el mundo de la electrónica como Colgate en el mundo de los dentistas. Y no es por nada, sus producciones están llenas de capas de sonidos y beats psicodélicos que dejarían a cualquiera desmayado, como si se tratara de una anestesia dental.

Tal ha sido su impacto y popularidad en la música electrónica, que México la ha recibido varias veces. En 2015 se presentó en SALA, y en 2017 fue parte del line up de MUTEK. Y una el pasado 19 de octubre, volvió a la Ciudad de México.

Gracias al Bar Américas, un espacio dedicado a la música electrónica en Guadalajara, Nina Kraviz se presentó en el Foro 360e que está a las afueras de la Ciudad de México. Casi en el límite con el Estado de México. No es un espacio tan común para la música electrónica en México, no como el Foro Normandie o el Museo Cuatro Caminos, por ejemplo. Pero eso es justamente lo que hizo especial a esta presentación.

Nina Kraviz ha tocado en el escenario de Coachella, Primavera Sound y el Sónar, por sólo mencionar algunos, pero para una DJ como ella, los mejores espacios son los improvisados, los inusuales; aquellos que toman calles, azoteas o incluso un sótano. Por eso el Foro 360e era perfecto. Un espacio cerrado, en el que la gente rodea casi por completo al escenario, como si se tratara de un show estilo Boiler Room, sólo que un poco más grande.

Antes de Nina, tocaron otros tres DJs. Para dar comienzo a las actividades, el mexicano RH González tomó las tornamesas. Y con un set de 45 minutos, su set fue el que empezó a ver entrar a la gente al recinto.

Flor Capistran fue la siguiente en tomar el escenario. Una mexicana que ya tiene más de una década experimentando con el techno, el acid house y el llamado minimal. Ella fue quien le dio el contexto adecuado a la presentación de Nina. Con beats y bajos pesados, pero sin alienar a todos aquellos que querían moverse. Con un cigarro en mano durante las casi dos horas de sus set, Flor vio el reciento llenarse y llevarse los primeros temblores en el piso del lugar, debido a la cantidad de gente moviéndose al mismo tiempo.

Øostil fueron los siguientes en tomar las tornamesas, la dupla compuesta por Antü Coimbra & Hugo Ibarra, quienes sólo tienen un año de haberse formado y empezaron su carrera a lo grande en el ya legendario festival Afterlife. Su lóbrego sonido está lleno de texturas y sus beats son contemplativos, pero no tanto para dejar a los que escuchan sin ganas de moverse.

Eran las 2 de la mañana cuando Nina Kraviz salió al escenario. Y la gente la recibió cantando su nombre. “Nina, Nina, Nina...” gritaban todos. Y no pasó un segundo de que la DJ rusa le pusiera play a sus tornamesas y ya todos estaban bailando. Un mar de celulares inundo el lugar y Nina no podía hacer nada más que sonreír y por supuesto concentrarse en su presentación.

El piso se movía, y no sólo por la potencia del equipo de sonido, sino porque la gente estaba bailando y saltando al mismo tiempo. Todos parecían imitar a Nina, quien parecía que disfrutaba su presentación tanto, como todos los presentes.

Fue una noche que será difícil que se repita, pero quien sabe. Mutek se acerca.

No es una revista, es un movimiento.