Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

153206
Hocico en El Plaza Condesa

Hocico en El Plaza Condesa

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

El Plaza Condesa

Artista(s)

Hocico: La catársis tenebrosa.

Resulta curioso que en los últimos 30 años y sin muchos reflectores, México se ha convertido en semillero de proyectos electrónicos vanguardistas que, de un modo u otro, alcanzan un reconocimiento internacional sobresaliente. Desde aquella prodigiosa primera generación conformada por Casino Shangai, Syntoma y Nathabisk; hasta esa anómala reinterpretación de la música regional a través de cajas de ritmo con Nortec Collective y 3BallMTY. De esa línea cronológica sobresale Hocico, la agrupación de Erk Aicrag y Racso Agroyam que lleva 26 años mostrándole al mundo que el metal y el EDM no son antónimos.

Como parte de la gira Extinction Tour, mismo que sirve para promocionar su placa discográfica más reciente –Artificial Extinction- regresaron a El Plaza Condesa y ya no queda duda de que ahí juegan como locales. Antes de llegar al venue se hizo notorio que este dúo genera un culto por sí mismo. Todavía no se escondía el sol; pero la gente ya compraba memorabilia y se formaba ansiosa. Pocas veces el público se muestra tan entusiasmado por ver a los actos abridores; sin embargo, la curaduría que realiza Hocico en todas sus presentaciones ya es símbolo de garantía.

En esta ocasión pudimos ser testigos de una muestra ecléctica con las propuestas de  KREIGN, Resistor y Dimitri Berzerk. Aunque las tres tienen origen en la música electrónica, todas toman direcciones distintas respecto a las texturas e intenciones que ejecutan. KREIGN, un proyecto oscuro que dinamitó la vibra de los asistentes hasta llevarlos al desquicio. Resistor, mucho más melódicos, transitaron por caminos cercanos al goth para generar un ambiente purgatorial… Casi perverso. Finalmente, Dimitri Berzerk en clave de live set nos puso a en el lugar ideal para la locura que se avecinaba.

Erk Aicrag y Racso Agroyam tomaron su espacio y la audiencia se enganchó desde el primer momento. La expectante "Blackout’’ y sus visuales convirtieron a El Plaza Condesa en una fantasía tenebrosa que rompió con las voces contundentes de "Dark Sunday’’. A pesar del nuevo disco, ambos integrantes fueron bastante generosos en la construcción de su setlist: prácticamente pudimos escuchar un tema de cada álbum en su discografía, hecho que los fans más arraigados agradecieron; y a su vez, sirvió para percatarnos de la enorme evolución sonora que han tenido durante todos estos años.

No importó que una buena parte del público estaba ahí desde las 19:00 H, la energía de los mosh pits fue brutal. La catarsis fue absoluta y nadie pudo reclamar nada. Entre gotas de sudor y movimientos salvajes, el segundo encore nos convirtió en un solo ente que implotó cuando escuchamos "Sexo bajo testosterona’’.

Algo quedó muy claro: seas o no un seguidor pasional del electro dark, si eres amante de los conciertos y las experiencias intensas, tienes que ir a un concierto de Hocico. Nadie sale hecho el mismo.

No es una revista, es un movimiento.