164008
Good Morning en Bajo Circuito

Good Morning en Bajo Circuito

Detalles

Organización

Producción

Ambiente

Lugar

Bajo Circuito

Artista(s)

Good Morning: Lo-fi para retumbar los muros.

Después de haber iniciado su tour en tierra natal Australia, Good Morning se aventó al otro lado del mundo para iniciar su paso por Norteamérica, empezando por San Francisco y haciendo parada en Bajo Circuito, su primera visita a Ciudad de México.

Este mutiforo urbano se sentía correcto para darle la bienvenida a la banda australiana. Su ambiente relajado, íntimo e intenso iba a demostrarles la calidez del fan mexicano. Telephone Exchange hizo su aparición como abridor y no pudo ser mejor.

La gente ya se abarrotaba en las primeras filas disfrutando de los riffs, siendo parte del noise, pidiendo canciones y bailando como si fueran la banda estelar. Telephone Exchange se adueño del momento y lo dejó listo en bandeja de plata a Eris Van Bloom, un acto que dejo a los asistentes sin aliento, envolviéndolos en un aura que se quedaría toda la noche. El velo de un proyecto que tiene inspiraciones diversas, arte en todas sus formas. Un rock alternativo que definitivamente le da una frescura a la escena.

El recinto comenzaba a llenarse, la vibra empezaba a cambiar. Y fue alrededor de las 22:30 H cuando Good Morning salió a escena en medio de la emoción de los fans: “Nosotros somos Buenos Días” anunciaron con su evidente empeño por conectar con la multitud.

“Once You Know” inició la experiencia. Fans gritando. Fans bailando. Fans abrazados. Fans besándose. Los tablones de madera en donde estaban situadas algunas mesas eran frágiles para la emoción del público. Bajo Circuito retumbó y no fue por estar debajo de un puente, sino por el lo-fi que se apoderaba de cada uno. Después llegó “Classic Quip”, uno de sus sencillos más recientes para darle espacio a la música que prendía al público. “Blue Tick” y “$10” mostraron su lado desde otros materiales.

“Warned You” de su álbum debut Shawcross fue sin duda la más coreada, la más grabada y la que sacó la mayor cantidad de reacciones. Luces brillantes e intensas que te transportaban a esa idea de estar casi en penumbras en tu recámara escuchando lo que para muchos pudiera ser psicodelia, para muchos otros rock alternativo noventero. Cada quien su experiencia y su mente, pero al final, el resultado es el mismo. Un ambiente adictivo que no te suelta.

Good Morning se consagró la noche del viernes en uno de los exponentes más representativos del bedroom pop. No por la cantidad de gente que los escucha en redes sociales, ni por la cantidad de fans que mete a los venues. Si no por el aura que despiertan con tan solo unas luces, un escenario pequeño, una cerveza en mano y muchos sonidos de ensueño. Eso, sin duda, es digno de agradecerse.

No es una revista, es un movimiento.