133057
Lollapalooza 2018: Día 3

Lollapalooza 2018: Día 3

Diego
Campuzano

05/Ago/2018

Un movido y épico día 3 de cobertura en Lollapalooza 2018.

Nuestro tercer día comenzó con la actuación de un acto que ya podríamos considerar connacional, Bomba Estéreo, previo a su presentación varios latinoamericanos empezaron a llegar al escenario Grand Stage, de hecho minutos antes de que apareciera el grupo, sonaba un grupo de mexicano tarareando el "Cielito lindo" y prendiendo al público a su alrededor; con banderas de colores y de distintas nacionalidades, el lugar empezó a llenarse y a tomar un color espléndido.

Al pisar el escenario, Li Saumet nos invitó a formar parte del ritual del baile con sus ritmos exóticos y tropicales, la gente sacó sus mejores pasos mientras disfrutó de canciones como "Caribbean Power", "Soy yo", "Somos dos" y la más coreada "To My Love", que sorpresivamente no solo el público latino tarareó, hasta los mismos estadounidenses cantaban.

Tras el término de la banda colombiana, nos movimos al escenario American Eagle, donde Bones, grupo del Reino Unido nos dio una grata sorpresa, sus guitarrazos desafiaron a nuestros oídos y nos invitaron a descubrir del grupo. El trío fue uno de los descubrimientos más placenteros que hemos tenido en este festival.

Minutos después, en el escenario Tito’s Handmade Vodka, estaba empezando Lil Pump, controversial rapero y trapero, que llegó a retrasarse hasta media hora. El escenario estaba abarrotado y aparentemente existieron problemas logísticos por la cantidad de gente que se presentó, hasta que la gente no tomara pasos hacia atrás, el show no podía empezar. Una vez liberado el espacio, su set inició con "i Shyne", pero a los pocos minutos fue pausada por el mismo problema. La presentación iniciaba y era pausada de manera regular, de hecho para la mitad del set la gente se empezaba a esfumar por la mala organización; a pesar de esto, los 25  minutos que logró tocar fueron los más enérgicos que hemos presenciado, volaban tenis, vasos, la gente abría mosh pits por todos lados y saltaban a los ritmos en boga.

Corrimos de regreso al escenario principal para alcanzar a ver algunas canciones de Catfish & The Bottlemen, que sorpresivamente tuvo un quórum enorme. El grupo dio destellos de grandeza al tocar sus éxitos y por momentos se le vio potencial a ser un grupo de stadium rock, por su potente sonido y su conexión con el público.  Alcanzamos a ver "7", "Cocoon" y "Tyrants", que nos dejaron con un gran sabor de boca por la energía que transmiten hacia sus fans y la respuesta que obtienen de ellos.

Ya entrados en la tarde tuvimos la oportunidad de ver una gran parte del set de Logic, previo a la presentación de Dua Lipa, el rapero de Maryland conectó con la audiencia que esperaba a la cantante en el Lake Shore Stage (a unos pasos del escenario principal) con sus rimas a la vieja escuela, por momentos tuvimos una remembranza a lo que en su momento significó Eminem, solo que Logic es temáticamente opuesto y su mensaje es de positividad y amor; las rimas, la forma de vocalizar y la rapidez con la que escupió los versos nos dejó sorprendidos.

Posteriormente siguió el turno de Dua Lipa, quien salió al escenario de manera contundente con uno de sus hits más afamados "Blow Your Mind (Mwah)", la cantante era una de las más esperadas del tercer día y, nos entregó su voz, corazón y mejores pasos de baile. Más allá de su apariencia física, su voz es lo que resaltó durante su presentación y que nos dejó enamorados de ella.

De nuevo a las prisas, corrimos ver las últimas canciones de la talentosa Tash Sultana, quien nos sintonizó en frecuencias de un tempo más bajó y estabilizó nuestras emociones, sus gentiles guitarrazos nos hicieron olvidar del infernal calor de verano que estábamos presenciando y nos hicieron entrar en un estado zen por completo; mientras se acercaban los últimos minutos de la presentación, la gente empezaba a irse, era el momento de cerrar el día con broche de oro.

Algunos corrían a ver a The Weeknd, otros como nosotros, solo nos movimos unos pasos hacia el escenario Bud Light para presenciar a Vampire Weekend. Con lo que parecía ser un mural de grafiti en la parte trasera de su escenario, el grupo dio inicio a su show con la canción estandarte de su carrera: "A – Punk", lo que hizo a los asistentes saltar y corear con alegría, el grupo alargó la canción, paraba y parecía como si la hubieran dado por finalizado, pero volvía a empezar el agradable y característico riff dos veces seguidas. El grupo continuó su presentación con "Unbelievers", posteriormente con "Holiday" (donde se fue el audio durante unos 30 segundos e hizo que el público entrara en pánico) y hasta Cape "Cape Cod Kwassa Kwassa", canción que juntó con un cover de "Saturday In The Park", originalmente del grupo Chicago. Se trató de una presentación excesivamente disfrutable por la cantidad de hits que tiene el grupo y la respuesta que existió por parte de la audiencia, que en un inicio pensábamos no iba a asistir como el día anterior con The National. Por último el grupo cerró con "Walcott", los fuegos artificiales explotaron y cerramos la noche con broche de oro.

FOTO:

Diego
Campuzano

No es una revista, es un movimiento.