69811
Force Metal Fest: Renaciendo de las cenizas

Force Metal Fest: Renaciendo de las cenizas

Christian
Ferenc

10/May/2015

Despues de que el Hell & Heaven “por extraños motivos” decidiera irse a la capital del país, el hueco para satisfacer la demanda metalera en Guadalajara, quedo presente. Pero ayer como bajado del cielo, --o en este caso salido del infierno-- el Force Fest comprobó que no hay necesidad de eso y vino a tomar su lugar donde no solamente cumplio sino que dejo con un excelente sabor de boca a las miles de personas que se dieron cita ayer en Calle 2.

metal

Con más de 15 bandas internacionales, 12 horas de música y la presencia de Judas Priest parecía que algo malo iba a pasar, de que sería una tarea imposible de lograr pero fue todo lo contrario. Las primeras bandas fueron las que sufrieron un poco, no por el inminente sol o por las constantes fallas de sonido sino por calentar los ánimos de los metaleros ansiosos que desesperados querían ver a sus bandas favoritas. Hablando de los asistentes es de admirar el amor y dedicación a este género. Camiones llenos desde Aguascalientes, Morelia, Colima y también del Distrito Federal llegaron a Guadalajara demostrando el poder de convocatoria no solo de una banda sino de todo un género que se ha convertido en una cultura global.

Si tuviéramos que decir algo malo ademas de las fallas de sonido, seria la pobre recepción del tercer escenario, el nombrado Headbangers, y no es que no hubiera bandas interesantes pero su pesima ubicacion hizo que la gente se olvidara de él y solo con Vital Remains y Hocico se vio lleno de gente, de ahi en mas, el apoyo a las bandas locales fue mínimo y hasta hubo reclamos por parte de algunos asistentes de que nunca lo encontraron. A pesar de eso bandas como Dios Perro, Mystica Girls y Archetype lograron armas pequeños mosh pit de sus fieles fanáticos. Algo que destacó en ese escenario, fue el detalle por parte de la banda Damage al colgar la chamarra de un difunto miembro en uno de los pedestales de los micrófonos.

De las cosas buenas -que sí hubo muchas- hay que destacar y aplaudir las presentaciones de Death Angel, Carcass, Overkill e Inquisition desde Colombia y que a pesar del horario - el black metal suena mejor de noche que a las 4 de la tarde- lograron dejar a los fans salivando por más brutalidad. Grim Reaper tuvo a muchos fans cantando pero lamentablemente no tuvo el mismo aforo que las otras mencionadas pero aun asi no dejaron abajo y trajeron un pedazo de la nueva ola del Metal Britanico de los 70s

Brujeria, Werchmacht y Born of Osiris conocidos ya del público tapatío, se vieron agradecidos de volver a estar en la ciudad y dieron sets de lujo con temas tanto clásicos como nuevos. Pero sin duda la joya de esta corona fue Rob Halford y compañía. Desde el momento que suena “War Pigs” durante el acomodo de equipo hasta que salen Ritchie Faulkner, Scott Travis, Ian Hill y Glenn Tipton al escenario la energía está al 100. No es para mas, no todos los días tenemos la visita de una de las leyendas del metal. Halford sale a paso lento a la mitad de “Dragonaut”, en su mano derecha el micrófono y en la izquierda un bastón que le ayuda a caminar. A pesar de la edad el Metal God mantiene su voz igual, se sube a su motocicleta y alcanza las notas cuando lo necesita. Judas Priest da catedra de lo que es presentar un buen concierto de metal y no se conforma con ofrecer un set pensado para festivales sino todo lo contrario y ofrecen casi 2 hrs de show. Hacen un recorrido desde Redeemer of Souls su nuevo material hasta los clásicos como Stained Class, Painkiller, Screaming for Vengeance y por supuesto British Steel donde se incluye ese himno del metal: “Breaking the Law”. Con este tema la banda inglesa logro reventar las gargantas de los asistentes. De ese mismo disco vino el gran cierre con “Living After Midnight”.

Calle 2 queda chica para todas las cosas que el festival ofreció, inclusive se sentía todo apretado y amontonado. Los escenarios montados casi enfrente del otro no ayudaba cuando dos bandas tocaban al mismo tiempo. La zona de comida y el mercado de vendimias se sentían como atrapados entre los escenarios. Es visible que la promotora en cada edición va superándose. Aunque si la idea es crecer como lo logró el Hell & Heaven lo mejor será buscar otro lugar que pueda soportar la demanda del público. Para ser la primera edición - en Guadalajara- , el Force Fest salió librado dejo al publico contento, satisfecho y sobretodo gritando por mas metal.

No es una revista, es un movimiento.