29691
Día 2 en Lollapalooza 2013

Día 2 en Lollapalooza 2013

Cynthia
Flores @cherryflores_

04/Ago/2013

Los sábados son para descansar, te despiertas con la alegría impresionante por saber que nos tienes que trabajar o con una cruda tamaño “teporocho de banqueta”. Esta buena onda de sábado, hizo que en Lollapalooza todo se sintiera mejor: el clima mucho más agradable, la vibra de la gente más relajada, algunos  los mismos asistentes del primer día, otros nuevos más locos pero todos,  con el cansancio del día anterior, la emoción no termina.

Se presentaron solistas como Ben Howard, un chico inglés que parece vivir como las princesas de Disney, donde cada vez que cantan rondan los animalitos del bosque y le hacen los coros, un sonido agradable, letras amorosas y fans con ojos vidriosos deseando que un día les canten así a su ventana. Mientras en este escenario salían corazoncitos por el otro salía sensualidad  y al ritmo de una voz privilegiada como la de Charles Bradley, una “víctima del amor” que te hace imaginar a tus papás en sus buenos tiempos, bailando bajo una bola disco, con afro y pantalones de Travolta.

De regreso al 2013, en el mood buena onda, vimos a Local Natives. Estos sencillos muchachos, demuestran la calidez de una buena ejecución sumada de carisma en cada una de las rolas pertenecientes a los dos albums que la banda posee. Al mismo tiempo Unknown Mortal Orchestra se presentaba en un escenario modesto, con un sonido muy bueno y basto para todos los espectadores. Nos encontrábamos rodeados de árboles disfrutando los increíbles riffs de Ruban Nielson que te hacen despegar en un viaje psicodélico. Al contrario de como los escuchamos en el disco, en vivo tienen una actitud más madura, precisa (sin dejar de lado lo hippie) y hasta emocional. Un acierto cerrar con “FFunny FFriends”, rola que me provocó querer abrazar a mis amigos y morir de la risa recordando todo lo que hemos hecho.

Justo saliendo del viaje musical, se atravesó frente a mi una imagen de serie policíaca, un paramédico jalando una camilla con una chica acostada, tapada con una sabanilla, inconsciente con una bolsa pegada en la boca para que no fuera regando sus fluidos estomacales, con lentes obscuros, y entonces pensé que esa buena “ondés” que se sentía en el aire no era precisamente por que todos estuvieran de acuerdo en que nos tenemos que llevar bien si no más bien, por que la gran mayoría se encontraba con varias chelas en su organismo o con cualquier otra sustancia psicotrópica, desde las que te receta el médico hasta las que te receta el dealer junkie.

Para borrar esta imagen de la chica vomitando, fuimos a ver a The National que fue un gran éxito, toda la gente coreaba a todo pulmón sus rolas y se dejaban envolver por la grave voz del vocalista Matt Berninger. Justo cuando comenzaba la rola “I Should Live in Salt” otro desfiguro sucedió frente a mis ojos, un chico de aproximadamente 1.85, fornido, rubio de no muy mal ver, venía caminando como de “palomita en picada”, lo esquive y ¡pum! se fue de cara contra el suelo, con las rodillas aún estiradas, con toda la cara en el pasto, solo, ni se levantaba ni se movía. De repente apareció un hombre gigantesco de seguridad, pregunto qué pasaba, lo tomó del brazo y se lo llevo como pudo. ¿Cómo terminas así a las 6PM de un sábado en Lollapaloza? Todos los sabemos la respuesta.

Después de tantas emociones fuertes Kendrick Lamar era la siguiente parada, y no por que fueramos fans de hueso colorado o por que trajéramos el rap en la sangre, si no por que teníamos que ver que sucedía con este chico que ha cautivado al publico estadounidense tras haber compartido escenario con Snoop Dog, ahora Snoop Lion, fue declarado "the new king of the West Coast”. Ahora sabemos por qué, vuelve loco al público, de repente todos se sentían afroamericanos y comenzaban a rapear como los grandes. Me sentí dentro de un video de MTV Jams.

De volada fuimos a echar un oído a un grupo de tres hermanas, HAIM, que no perfilaban como algo destacado en el día, sin embargo inició el show con una tremenda actitud en las tres. Entre alguna rola, la vocalista comentó que estaba muy agradecida por estar en el festival pues hace dos años aún se encontraban entre el público escuchando a las bandas de este mismo. Un gran show lleno de rock clásico con tintes country con chicas que se desenvuelven increíble en el escenario.

Cerrando con el sábado intermedio, salieron los románticos electrónicos de The Postal Service, grandes músicos, versátiles en el escenario que pasan de la guitarra eléctrica a la batería y de la batería a los sintetizadores, después a  la guitarra acústica y luego a las percusiones con diferentes baquetas, demostrando por que a 10 años de su gran éxito, siguen sonando vigentes. No paraban de agradecer al público por irlos a ver, sentí que casi botaban la lágrima de agradecimiento, bonito detalle. Rola tras rola, el público se derretía entre amor y felicidad.

Un buen cierre para que todos salieran con calma y alegría para regresar a sus casas a recargar fuerzas para el domingo, día de cierre y seguro de más intensidad.  

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

Lee más del día día 1 y el día 3. #IRLolla

REDACCIÓN:


Editorial

FOTO:

Cynthia
Flores @cherryflores_