Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

175846
A 15 años del disco homónimo de Wolfmother

A 15 años del disco homónimo de Wolfmother

Cómo encontrarle sentido a la vida adolescente a través de una catarsis musical.

31 de octubre de 2005. Jóvenes se preparaban para salir con sus mejores disfraces a alguna fiesta con temática de Halloween. Alistando motores para una noche de frenesí y música que hiciera estallar sus oídos. Recuerdo cómo miraba a mi hermana, siendo tan libre, tan efusiva y sin temor a nada, en pocas palabras... quería comerse al mundo entero.  

La banda oriunda de Sidney, Australia, Wolfmother, se encontraba lanzando su álbum debut homónimo… Sin imaginar cuánto trascendería hacia la dimensión de los disturbios auditivos y la locura. 

Originalmente el álbum se lanzó el 31 de octubre de 2005 en Australia, con un total de 12 tracks. No obstante, sería hasta el año entrante que el trío de hard rock llegaría a los oídos del continente americano, además de añadir "Love Train" como pista extra al álbum. 

El primer LP de la banda tuvo rotundo éxito, tomando la posición número 22 en el top Billboard 200 en 2006. Así como fue el ganador de un disco de oro a inicios 2007 por vender más de 260 mil copias en Canadá.

"Woman"  es uno de los singles más reconocidos de la agrupación liderada por Andrew Stockdale. Apareciendo en algunos de los videojuegos más reconocidos en aquel año, entre los que destacan Guitar Hero II y Tony Hawk's Project 8. Asimismo, fue poseedor de un premio Grammy a Mejor interpretación Hard Rock en el año 2007.

Los alocados riffs de guitarra acompañados de explosivas percusiones hicieron de este material una joya, adoptando los ritmos peculiares de Black Sabbath y Led Zeppelin. Y no nos olvidemos de los repentinos cambios de tempo en las canciones, un claro ejemplo, "White Unicorn", cuya melodía inicia con apacibles cuerdas… ¡pero cuidado! Qué cuando menos se espera, ya estás moviendo la cabeza y tu cuerpo al frenesí de la pieza.

Si me preguntaran ¿Conoces a Wolmother? inmediatamente se apoderaría de mi mente "Joker and the Thief", otro de los tracks más imponentes del trío; teniendo lugar en la tercera entrega de la secuela de Dreamworks, Shrek; acompañándose de grandes bandas como Led Zeppelin, Heart, entre otros. Debemos aceptar que la agrupación no ha logrado algo que supere a este single, cargado de poder y locura, el simple hecho de escuchar el riff con el que abre la canción llena de adrenalina nuestras venas para sentir esa necesidad de querer destrozar lo que se interponga en nuestro paso, obsequiándonos ese infinito y mágico poder de lograrlo todo. 

En su décimo aniversario, Andrew y compañía compartieron una edición especial del álbum, incluyendo 20 bonus tracks, entre los cuales se encuentran demos, remixes e interpretaciones en vivo. 

Una simple melodía, un acorde o quizás la primera estrofa de una canción puede hacerte sentir infinito, tener una catarsis o simplemente tener un gran momento entre amigos. En 2005 y 2006, las tendencias musicales en el país giraban en torno al pop, o a bandas de indie rock comerciales, claramente Wolfmother no formaba parte de ninguno de estos círculos, muchos adolescentes se encontraban en la búsqueda de sí mismos, en tanto a amistades, estilo y música; muchos de ellos adoptaron a la agrupación australiana y a su música como suya, y por supuesto con un enorme orgullo de ser parte de ese pequeño todo.  

El primer álbum de Wolfmother dejaría marcada a toda una generación, llenando de euforia los corazones de miles de personas. Algunos imaginando lo que sus padres sintieron en un concierto de hard rock, otros cuantos sintiéndose infinitamente invencibles al mirar una y otra vez a Johnny Knoxville, Steve-O y compañía en un vídeo de la agrupación mientras hacían una y otra estupidez sin salir intactos y burlándose de la vida. Ó ¿por qué no recordar esa emoción que sentiste al escuchar los primeros acordes de "Woman" en una tocada de garage con tus colegas y un par de cervezas en mano?… Porque eso es Wolfmother, una serie de melodías eufóricas que nos hacen recordar con nostalgia las mejores épocas de nuestras vidas, cuando la música y los amigos era todo para nosotros: la adolescencia. 

 

No es una revista, es un movimiento.