Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

118190
No necesito la música actual 03: Japan

No necesito la música actual 03: Japan


Merlussa

02/Oct/2017

Esta columna continua dando total escaparate a las bandas, música, discos, solistas y entidades que no fueron del todo comerciales, ni formaron parte de un sonido de moda o imagen plástica sino por el contrario, eran de carne y hueso, mordieron la música con dientes y acordes, dieron visión a lo que aparentemente escuchamos hoy y se volvieron referente indiscutible para poder crear el futuro o un archivo básico y creíble.

La banda o clan que presentaré hoy es literalmente un arlequín de una corte musical creada en los 70, sin embargo parece venida de un mundo glamoroso pero bailable, de un entorno afeminado pero rockero, una ambigüedad exquisita, andrógina, elegante y de nombre oriental.

Altamente recomendable, bandas como Arctic Monkeys o The Killers –por poner ejemplos–experimentan con ritmos bailables y con pose de pseudo malos, deberían pleitesía a una banda como esta que sin tener ningún referente ya sonaban aguerridos pero discotequeros sin tener que aparentar glamour o elegancia.

Expediente 03

Japan

Lugar: Inglaterra
Discos: 6 Discos
Año : 1974 – 1982   1990-1991
Género: new wave, glam rock, new romantic, synth pop

Con sonidos que se mezclan entre Naranja Mecánica de Kubrick, pasando por el rock tipo T. Rex hasta llegar a ritmos estilo Giorgio Moroder pero travestido, llega Japan. Una banda a la que pocos, muy pocos, le prestaron atención pero después de escucharlos crearon bandas, estética, espectro auditivo y culto. Con un líder de tremendo ego y vanidad llamado David Sylvian, Japan comienza en la mitad de los 70, mucho antes que el punk viera la luz, ellos ya mostraban un desenfado y sonido estilizado. Es con el sencillo “Adolescent Sex” que abren su carrera musical un tanto secreta y con un despotismo exquisito.

Japan fue una banda bastante ecléctica, que no se conformaba con solo sonar glam rock, que al principio mostraba un estilo así pero único. Fue pasando por rock reggae oscuro hasta volverse un proyecto de sintetizadores apabullantes y sombríos, con guitarras rítmicas punzantes. Lo mágico de Japan son sus portes elegantes, como de gangsters de miradas perdidas y música hipnotizante, un cóctel new wave llamativo y desafiante. En esa época todos hablaban de bandas como Human League, Depeche Mode, OMD, Tears for Fears y sin embargo no miraban de la misma forma a Japan por extraños y vanidosos, sin darse cuenta que esa rebeldía con causa generaba discos interesantes y sonidos con letras artísticamente sólidos. Esta obsesión por llamarse Japan e incluir bastantes títulos en sus creaciones con reminiscencia a Japón o sus costumbres siempre resultaron un misterio y un toque particular. Quizás hoy hablar de anime y series orientales no es nuevo ya. Algo de premonición existía en esto.

Cabe destacar que todo esto fue filtrado siempre por el cerebro de su creador David Sylvian, que muy a la Bowie pasaba de looks bastante camaleónicos al igual que podía cantar el rock más adolescente o la canción más jazzy o enajenante.

El disco favorito de un servidor es Quiet Life, un material más maduro y con participaciones en remixes de Giorgio Moroder (ícono de la electrónica clásica), dándole un sonido muy a la Donna Summer.

Japan dejó su huella en la música del pasado pero con un legado que no es para desperdiciar y con un cantante que hasta hoy sigue enamorando.

No es una revista, es un movimiento.