33276
La Lucha de Ana: Una telenovela del cine

La Lucha de Ana: Una telenovela del cine

19/Sep/2013

La Lucha de Ana

Bladimir Abud

Cheddy Garcia, Antonio Zamudio, Marquis Lequizamon

República Dominicana / Mexico, 2012

Fabud Films / Vértigo Films

La Lucha de Ana (2012), primer largometraje de Bladimir Abud, es una película de formato televisivo coproducida por la República Dominicana y México. Otro filme perfectamente olvidable, que combina lo más aborrecible del cine de bajo presupuesto con la estética telenovelesca. Una de esas historias en las que todo sucede de forma tan fortuita y ridícula que el espectador termina aborreciendo a los buenos y simpatizando con los villanos, cuando la intención del filme era todo lo contrario.

La cinta habla acerca de Ana (Cheddy García), madre soltera que vive en los bajos fondos de Santo Domingo, quien tras el asesinato de su único hijo, inicia una larga batalla en pos de hacer justicia. El asesino, Esteban (Antonio Zamudio), es un violento y drogadicto, vástago del embajador dominicano en México, lo cual complica el panorama para la indefensa heroína. La clave para resolver el rompecabezas será la redención de un criminal juvenil y la aparición de un video de celular.

Si bien la película es predecible, mal narrada cinematográficamente y bastante larga, vale la pena destacar la actuación de todos los malandros (desde los pandilleros, hasta el niño mimado hijo de un político), la cual, al ser tan falsa, se torna muy divertida. Actuaciones como las de Ángel Valencia (como Mingo), con un tremendo parecido a Floyd Mayweather; o Miguel Ángel Martínez (como el maléfico capitán García) son lo más relevante del filme. Quizás el mejor momento de la película sea el linchamiento del final, que recuerda mucho los que suelen suceder en los barrios más olvidados del Distrito Federal o del Estado de México.

Una película con el típico final feliz, donde la maldad del mundo se entremezcla con una suerte de magia bienhechora, aunque cruel y pueril, al estilo de la emblemática La Rosa de Guadalupe.

No es una revista, es un movimiento.