48646
Berberian Sound Studio: El horror entra por los oídos

Berberian Sound Studio: El horror entra por los oídos

22/May/2014

Berberian Sound Studio

Peter Strickland

Toby Jones, Antonio Mancino, Fatma Mohamed

UK, 2012

Warp X, Illuminations Films / Interior13

El director británico Peter Strickland (Katalin Varga) entrega su segundo largometraje, el cual garantiza dividir a críticos y aficionados al cine con un inteligente y arriesgado thriller psicológico. En su bolsillo entrarán aquellos fanáticos del cine giallo de horror italiano setentero, los cuales, creo, no son muchos. Sin embargo, Berberian Sound Studio no es una película de horror del mencionado género, sólo lo utiliza de fondo para desarrollar la narrativa principal.

Gilderoy (Toby Jones) es un medianamente exitoso técnico de sonido que ha sido reclutado con mucho empeño por el director de esta “película dentro de una película”, Giancarlo Santini (Antonio Mancini). De entrada, el personal de la película y en especial el productor, Francesco (Cosimo Fusco), lo tratan extremadamente mal y su tarea de recrear los sonidos de tortura utilizando todo tipo de verduras lo dejan perplejo en cuanto al contenido de la cinta.

Ni Santini ni Francesco comparten con Gilderoy la trama de lo que será el resultado final, sin embargo, y a pesar de la aparente frustración de este par de italianos con él, Gilderoy recuerda con preocupación que lo trajeron desde Inglaterra, exclusivamente a él, por alguna razón muy especial.

Lo único que conocemos del proyecto italiano son pequeñas pistas que surgen de vez en cuando, escuchamos hablar de brujas que habitan en academias y lo primero que se viene a la mente es Suspiria de Dario Argento, sin lugar a dudas un tributo por parte del director.

Al no dejar ver ni la trama ni las imágenes del filme, Strickland nos obliga a observar una maquinaria en acción pero solo a través de las bujías, los engranes y las tuercas que ponen en movimiento a lo que podemos imaginar ha de ser una impresionante máquina. La trama de Berberian se encapsula en un estudio de grabación, y como era de imaginar el audio es fantástico, la tarea de Gilderoy en grabar gritos desgarradores de actrices, puñaladas al cuerpo y brujas siendo ahogadas en líquidos hirviendo son captados meticulosamente para representar una realidad perturbadora que no podemos ver.

No se puede ser un geek del cine de suspenso sin hacer referencia a Lynch, esto también le queda claro a Strickland, que una vez entrado en calor tiene al personaje de Gilderoy preguntándose si está haciendo o participando en una película de terror, con otro homenaje fílmico al estilo de Lost Highway, pero los detalles quedarán suspendidos hasta que los puedas ver por ti mismo.

No es una revista, es un movimiento.