Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

26342
Distrital: Nuevas miradas al mundo
Distrital: Nuevas miradas al mundo

Distrital: Nuevas miradas al mundo

12/Jun/2013

La semana pasada se llevó a cabo la cuarta entrega del Festival Distrital en la ciudad de México, evento dedicado a promover los nuevos diálogos y discursos del cine con un tinte independiente, alternativo e innovador.

El festival contó con cuatro secciones donde se buscaron retratar miradas sociales y a los próximos directores de la escena independiente. Cuadrante fue una de las más solicitadas y trajo consigo a la ciudad de México visiones de la música a través de documentales internacionales. Entre lo más destacado estuvo Phonography, que narra la historia del músico independiente R. Stevie Moore y su dolorosa trayectoria a lo largo de 400 álbumes. El documental fue una primera mirada, ya que sigue en un proceso de realización por su director Jon Demiglio y todo el grupo de R. Stevie Moore.

También pudimos ver en esa sección un documental mucho más poético, Turning de Charles Atlas, que se enfoca en las mujeres y transgéneros que forman parte del espectáculo de Antony and the Johnsons. La otra gran solicitada fue The Punk Singer, que retrata la vida de Kathleen Hanna, precursora del movimiento Riot Grrrl y que le otorgó a su directora, Sini Anderson, el Premio del Público a Mejor Opera Prima.

Topografías trajo lo más innovador del cine internacional; la búsqueda de estos nuevos diálogos y el corte experimental la hizo una visión refrescante del cine que vemos comercialmente en cartelera. Barrel of Love es una buena simplificación de la búsqueda de este festival, aletargada, fársica y dolorosa.

Muy importante fue Estrenos Mexicanos, que buscaba a los futuros directores nacionales, y pudimos ver obras como Regina, Nuestra Belleza y Purgatorio. Documentales y ficciones con un dejo de cruda realidad. Meridianos fue algo similar pero en producciones iberoamericanas.

Un festival lleno de experimentación donde las constantes fueron notorias, se exploraban principalmente la índole del género (transexuales, homosexualidad y lesbianismo) y la contracultura en la actualidad. Se agradece que un festival tenga una programación tan variada y que se aventure a abrir la puerta a películas que de otra forma no encontrarían un público, pero su pérdida fue traer cintas que en su mayoría carecían de una estructura narrativa y propositiva, mucha experimentación por permanecer en un discurso posmoderno de estética transgresora.

El festival aún es joven y cada vez se define más, esperemos que con el tiempo el cine de vanguardia también lo haga.

No es una revista, es un movimiento.