Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

9219
Carlos Fuentes, el cineasta de la escritura

Carlos Fuentes, el cineasta de la escritura

06/Jul/2012

Carlos Fuentes fue un escritor mainstream de nuestro mundo cultural, sin embargo, no podemos olvidar el hecho de que en diversos terrenos de este flujo cultural, fue un verdadero pionero. Fue de los primeros en regalarnos en sus libros un vistazo moderno a la ciudad de México y, además, fue todo un adicto al cine. Un artista que se interesó literariamente en el fenómeno e intentó crear cine, trabajando como guionista.

Este 4 de julio, la Cineteca Nacional inauguró un ciclo titulado “Carlos Fuentes en el Cine”, como homenaje al recientemente fallecido escritor mexicano. Esta muestra recoge la participación del escritor en la producción de diversos filmes emblemáticos. Inspiradas en su obra se crearon películas de las más innovadoras de los 60. Además, Fuentes fue amigo personal de importantes realizadores de talla internacional, entre los que se cuentan Luis Buñuel o Arturo Ripstein.

Aún recuerdo que un lejano 15 de Noviembre de 2008, durante la celebración  de los ochenta años de Fuentes, la Cineteca invitó al autor a dar una charla sobre cine al lado de su amigo Carlos Monsiváis. Todo era con la intención de mostrar un ciclo con las películas favoritas del escritor cumpleañero y de Monsi.  Ambos intelectuales generaron una divertida charla cinéfila, a través de la cual el público (en su mayoría joven) pudo descubrir que aquellos dos ancianos, alguna vez fueron chavales que se divirtieron ñoñeando entre libros y películas de todo tipo.  Esa vez fue la primera y única ocasión en que tuve a Fuentes tan cerca, sentado tres filas delante de mí. Lo escuché hablar sobre Sunrise, Citizen Kane y Singin’ In The Rain, entre otras, con un verdadero fervor de conocedor. Nunca pude acercarme a él.

Este nuevo ciclo que inicia en la Cineteca (del 4 de julio al 31 de agosto de 2012) tiene por objetivo mostrar las películas en las que (de forma directa o indirecta) Carlos Fuentes tuvo injerencia. Algunas de las piezas a exhibirse serán Amor Amor Amor (1965) de Benito Alazraki, Tiempo de Morir (1965) de Arturo Ripstein, Pedro Páramo (1966) de Carlos Velo, El Gallo de Oro (1964) de Roberto Gavaldón, Gringo Viejo (1989) de Luis Puenzo y Los Bienamados (1965) de Juan José Gurrola y Juan Ibáñez, entre otras.

Todas películas están fuertemente vinculadas a Fuentes, ya fuera como adaptaciones de su literatura, en el caso de Gringo Viejo o Muñeca Reina (1972) de Sergio Olhovich; o colaboraciones de Fuentes como guionista, en el caso de Pedro Páramo o El Gallo de Oro.  A través de la mirada de directores tan importantes como Gavaldón o tan excéntricos como el primer Ripstein encontraremos sorpresas que nos conectan directamente con el imaginario del autor mexicano. Como en Tiempo de Morir, basada en un argumento de García Márquez y de la cual Fuentes trabajó el guión; o en “Un alma Pura”, primer corto de Los Bienamados, realizado con gran influjo de la corriente francesa Nouvelle Vague (la de Jean-Luc Godard) e inspirado en el relato homónimo de Fuentes (antologado en su libro Cantar de Ciegos). Detalle curioso es que en uno de los cortos de Los Bienamados, aparece Fuentes al lado de José Donoso, Monsiváis y otros intelectuales de la época.

En el cine mexicano, Fuentes no termina de resumirse solamente en estas películas seleccionadas por la Cineteca, sino que su efigie se extiende a través de los laberintos de la imaginación de sus lectores que, esperemos, canalicen estas influencias en más lienzos fílmicos, nuevos guiones, más cine.

No es una revista, es un movimiento.