18077
Bernardo Arellano: Entre la noche y el día

Bernardo Arellano: Entre la noche y el día

17/Ene/2013

Por fin se estrenará este viernes en Cineteca Nacional la película Entre la Noche y el Día de Bernardo Arellano. A razón de esto, pudimos platicar un poco con el director del filme para que nos hablara más sobre su trabajo.

Sobre Entre la Noche y el Día

Bernardo Arellano: Es una película que te confronta moralmente. Porque por más que alguien diga que nunca ha cometido discriminación, es difícil de creer… La discriminación es parte de la naturaleza humana.

La experiencia más reveladora de este proyecto

Esto sucedió en la secuencia donde se meten a bañar en el riachuelo los actores, Francisco y Modesto. Francisco tenía mucho frío y no quería hacer la escena, no quería meterse al agua. El día estaba muy nublado y lluvioso, cuando de pronto se comenzó a abrir el cielo y surgieron unos rayos de luz que cayeron directo sobre ellos. De hecho eso se ve en la toma. En ese momento Modesto le dice a Francisco: “Mira, ya salió el sol. Vamos a bañarnos, ahorita se te quita el frío.” Para mí, en aquel instante se estaba cumpliendo la señal esperada. Siempre he creído que el cine está rodeado de mística y justo allí se reveló un poco, porque en ese lapso, se estaba resolviendo mi película y toda la búsqueda estaba teniendo un sentido. Esa ontología natural del lugar se estaba haciendo presente ahí.

Influencias o deudas estéticas

Me siento cercano a cosas que han planteado realizadores como Werner Herzog, Robert Bresson y Pier Paolo Pasolini, entre otros. Estos tres han sido creadores que han sabido trabajar con no-actores… también han hecho coexistir a los profesionales con no-actores. No me interesa una línea purista dentro del cine, pienso que el cine tiene que transformarse y cambiar. Y me parece que la intervención de los no-actores llegará a constituir un cambio relevante. Seguro vendrán cosas todavía un poco más arriesgadas.

Nuevos proyectos

Estamos terminando El comienzo del tiempo, espero que ya esté lista para el mes de septiembre. Y también queremos empezar con mi nuevo proyecto, La noche de Franco, que espero se pueda iniciar en este mismo año.

¿Qué buscabas generar con Entre la Noche y el Día y, posteriormente, qué es lo que sientes haber obtenido?

Fue muy padre que tanto a los actores como al equipo nos llegó mucho el tema. Nos volvió más sensibles y esto propició que todo fuera muy ameno y que hubiera cariño a la hora del trabajo. La película en sí representó escenas complicadas, sobre todo para los actores porque, en ocasiones, se simulaba maltratar a Francisco y era complejo porque de pronto para él era difícil separar; separar la ficción de la realidad, esas líneas emocionales que a veces un no-actor no tiene. Hubo momentos tensos, claro; los actores tampoco están acostumbrados a trabajar con un no-actor, entonces a la hora de enfrentarlos, reaccionan de diferentes maneras; interesantes a veces. Eso me gusta mucho, esas reacciones de los actores frente a los no-actores, es algo que quiero seguir explorando.

No es una revista, es un movimiento.