Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

56240
Seguir Viviendo: En Ciudad Juárez la vida continúa #MICGénero2014

Seguir Viviendo: En Ciudad Juárez la vida continúa #MICGénero2014

23/Sep/2014

Seguir Viviendo

Alejandra Sánchez

Nora Huerta Kaleb, Kaleb García Andrade, Jade García Andrade

México, 2014

Los Cuates Films, Pepa Films

En el marco del festival de cine MICGénero 2014 se presentó el más reciente trabajo de la directora mexicana Alejandra Sánchez (Bajo Juárez: La Ciudad Devorando A Sus Hijas). La nativa de Chihuahua ha sido conocida por avocarse en sus proyectos a la causa de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez y otros fenómenos que aquejan a su estado natal, y la película mostrada, Seguir Viviendo, no es la excepción.

En este largometraje, la cineasta combina elementos de una historia real, testimonios auténticos de personas que sufrieron en carne propia la trama, con un elemento de ficción que al mismo tiempo repasa y reimagina la continuación de la tragedia original.

Los sucesos reales: Jade y Kaleb García Andrade perdieron a su madre hace tiempo, una de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez (personalmente, “desaparecidas” se me hace un eufemismo muy políticamente correcto); cuando los niños volvían a construir sus vidas con su abuela, “mamá Norma”, ésta también sufre un atentado debido a su activismo social. Cabe mencionar que Sánchez estuvo en contacto directo con estas personas desde hace años.

Ahora, la ficción: Una reportera, interpretada por Nora Huerta, que también vive la reciente pérdida de su hijo, se hace cargo de llevar a los niños a la Ciudad de México para su seguro resguardo.

El viaje que los lleva a cruzar casi todo el país es lo que vemos en el filme, con un desvío forzado hacia un pequeño hotel/restaurante en la costa donde el personaje de Huerta se reúne con el padre de su hijo fallecido, ahora un travesti que interpreta números junto a un pianista interpretado por Tito Vasconcelos.

El traslado es casi monótono y sin incidentes; cada personaje, incluyendo a los niños, la reportera y el travesti más bien busca en su viaje interno las razones para seguir viviendo; una búsqueda espiritual de cada quién que a algunos les facilita localizar su objetivo y a otros no tanto.

Debo enfatizar en que los niños que vemos en pantalla son los mismos que vivieron la tragedia en la vida real, por lo tanto hay una diferencia notable en sus talking heads frente a la cámara recontando sus vivencias reales y en sus actuaciones en el resto de las escenas; por desgracia, se convierte en un punto negativo al combinar realidad con ficción.

Cinematográficamente, Seguir Viviendo es un tanto olvidable (me atrevo a decir que hasta el título no invita a la gran imaginación) en comparación con el otro trabajo documentalista de Sánchez. Aunque, a final de cuentas, cualquier tipo de atención que se le pueda dar a estos asuntos inconclusos de nuestra realidad nacional es buena.

No es una revista, es un movimiento.