60117
Life Itself: La vida misma #CIFF2014

Life Itself: La vida misma #CIFF2014

14/Nov/2014

Life Itself

Roger Ebert, Chaz Ebert, Gene Siskel

Steve James

Estados Unidos, 2014

Magnolia Films

Cuando el miércoles pasado, durante la gala de inauguración del festival, Alonso Aguilar-Castillo anunció la proyección de este documental, la expectativa fue grande; cuando presentó a la viuda del protagonista para entregarle un homenaje póstumo, subió aún más; cuando nos enteramos de que ella misma haría la presentación del filme en la primera función, salimos disparados a verlo.

En pocas palabras, Life Itself es una biografía de Roger Ebert, uno de los más grandes críticos estadounidenses de cine de la historia (ganador del Pulitzer) que vio más de 10 mil películas a lo largo de su vida y escribió reseñas para, por lo menos, seis mil de ellas, y unos 15 libros al respecto de su pasión, el cine; además, tenía un afamado show de televisión en el que hacía crítica junto a Gene Siskel, con quien alcanzó el éxito y la consolidación de su carrera.

Pero claro, eso es solo un resumen superficial y extra rápido. Hay razones de sobra para ver este documental, a mí me gustaría enlistar tres.

La primera y más importante, más allá del valor social, cultural y periodístico de la vida de Roger Ebert, es que pocos trabajos capturan de forma tan sensible el proceso de una muerte. Esta película narra visualmente y de primera mano el desgaste físico y emocional de Roger en la etapa final de su vida, muestra sin tapujos su condición y la de su esposa, Chaz, sin caer en lo sensacionalista. Es un approach fino, sin más.

En segundo término, a la forma clásica de montar un documental, con imágenes, fotografías, entrevistas y pietaje de distintas etapas de la vida personal y profesional de Ebert, el director, Steve James suma voz en off del mismo Roger (cuando ya no podía hablar y usaba un sintetizador de palabras), quotes escritas en la pantalla e incluso recursos gráficos para ilustrar la serie de correos electrónicos que intercambiaron él y Roger con ideas y preguntas sobre y para el documental. Dinamismo y contemporaneidad, se agradece.

Y la tercera: la selección de entrevistados es magnífica. Partiendo del mismo Ebert, que con su ligereza hace parecer que la muerte (y la vida) es un juego, y el contraste con Chaz, quien vive el duelo incluso antes de que él fallezca. Entre esta polaridad, hay humor, tristeza, recuerdos y anécdotas que hacen un recuento variado con diferentes visiones y versiones de las cosas; desde la esposa de Siskel hasta Martin Scorsese, que fungió como productor ejecutivo de la cinta.

Aunado a esto, tuvimos la oportunidad de platicar con Chaz Ebert al final de la película. Mujer fuerte, de carácter invencible, nos dijo emocionada que “Roger creía que las películas sirven para conectar a la gente, para entender las esperanzas y los miedos de cada uno, y que existe una universalidad compuesta por los sentimientos de quienes habitamos el planeta”.

Y así, con esta profundidad en las palabras y en las imágenes que se proyectaron en la sala, entendimos que el cine va más allá de lo evidente, y que la historia del mismo trasciende a sus protagonistas, y se postra en toda la raza humana.

No es una revista, es un movimiento.