19131
SUPERHÉROES DISECCIONADOS

SUPERHÉROES DISECCIONADOS


14/Feb/2013

Cuando alguien se propone seriamente regenerar un formato puede llegar a extremos insospechados, ¿Era imaginable que el cómic pudiera ser literatura?. Se puede pensar que la creación de un cómic exige conocimiento del dibujo, pero saber contar historias se ha vuelto igual o más importante que la imagen.

Para “Watchmen”, Alan Moore se propuso narrar algo que cambiara por completo lo que se conocía como superhéroe. La firma DC había adquirido de Charlton Comics varios personajes que le fueron comisionados a Moore, cuya propuesta dejó inservibles o muertos a varios, entonces optaron por darle libertad al británico para que creara personajes originales que pudieran ser utilizados en esta serie.

Aventurarse a la publicación de nuevos superhéroes siempre es un riesgo comercial, pero la capacidad de Moore como escritor volvió a “Watchmen” un cómic buscado y laureado: lo que algunos llaman “un clásico”. Eran los ochentas, drogas posmodernas y liberación sexual estaban a la orden del día, per como toda gran fiesta, la época tuvo su lado siniestro y Moore supo expresarlo en los doce números originalmente editados de "Watchmen", logrando una serie profunda y de alto valor artístico.

¿Novela gráfica o comic? Cuando una obra rompe parámetros es lógico que las clasificaciones no funcionen, estructuralmente, “Watchmen”, rompe con algunos e incluye otros distintos. Alan Moore utiliza el flashback, condensando tiempos narrativos en una sola hoja; entre capítulos dibujados, intercala prosa que ayuda a comprender cabalmente a los personajes, como artículos periodísticos, diarios o expedientes policiacos; la disposición de los paneles también resultó novedosa; y, detalle magistral, logra incluir un cómic dentro del cómic.

Pero, ¿qué es lo que contiene “Wacthmen”, además de procedimientos intrincados y cabriolas literarias? Moore toma las características (“las ridiculeces”, diría el mismo autor) comunes de un superhéroe, y más que satirizarlas, las utiliza como pretexto para reflexionar.  Los  personajes son superhéroes que terminan esclavizados o enloquecidos por las ideologías del país al que defienden. La investigación científica durante la Guerra Fría y la subsecuente paranoia, las invasiones a otros países con su lógico genocidio, son algunos de los elementos que desfiguran las mentalidades de los personajes.

Ciencia ficción, revisión histórica, la novela psicológica, son algunas de las formas que convergen en “Watchmen”. Recomendable para todo aquél que guste de buenas dosis de violencia que inciten a pensar.

 

REDACCIÓN:


No es una revista, es un movimiento.