52879
Un diálogo sobre los Fotolibros #PortfolioFest

Un diálogo sobre los Fotolibros #PortfolioFest

01/Ago/2014

El Museo de Arte Moderno fue la sede elegida para una mesa de diálogo organizada por el festival Portfolio entre Pablo Ortiz Monasterio y Corinna Koch, ambos fotógrafos inmersos en el ámbito editorial y los fotolibros.

La práctica de la fotografía siempre ha estado ligada a los cambios tecnológicos. Vivimos en una época en la que nuestra mirada está continuamente bombardeada por imágenes que circulan en diversos medios de comunicación y en la que la mayoría de las personas tenemos un fácil acceso a alguna cámara fotográfica; el flujo de imágenes que vemos cotidianamente de manera efímera nos llena el ojo de placer, en una narrativa más o menos esquizofrénica.

Pablo Ortiz Monasterio comenzó su participación en la mesa hablando de la búsqueda de sentido en la narrativa fotográfica, como un valor que muchas veces queda relegado ante el constante flujo de imágenes que nos encontramos en la web.

La construcción de la imagen siempre ha estado relacionada con la divulgación del conocimiento, ya sea con fines políticos o religiosos en distintos medios. Podemos construir un relato histórico del fotolibro partiendo desde la aparición del pictograma como una imagen que se traduce al habla y articula un discurso hasta las figuras modernas que intercambian texto e imagen como los cómics, fotonovelas, revistas, libros de artista, etc.

Por su parte, Corinna Koch habló acerca de la resistencia hacia las imágenes fotográficas o ilustrativas desde el punto de vista editorial, ya que durante los inicios de la foto abundaban muchos prejuicios entre los circuitos intelectuales que creían que la aparición de imágenes junto a los textos distraerían al lector del contenido y la “intelectualidad” que conlleva la lectura. Gracias a los continuos avances tecnológicos, la evolución de la práctica fotográfica permitió que su campo de acción se expandiera hacia lo que actualmente conocemos como fotoperiodismo, cuyo carácter documental ha tenido una gran incidencia en el ámbito social.

La aparición de la fotografía cambió la forma de mirar de las personas, así que el arte tradicional que privilegiaba el uso de la pintura como un intento por imitar la realidad comenzó a modificar sus códigos de representación, una serie de cambios que incluso se pueden mirar en disciplinas como la ilustración.

En la actualidad, podemos acceder a muchísimos formatos de libros o revistas donde el elemento principal es la fotografía. Ortiz Monasterio analizó diferentes producciones editoriales que él ha coordinado donde existe una narrativa visual a partir de mera imagen, aunque el discurso visual también se ve reforzado por la compañía de la palabra escrita, ya sea en una descripción literal o utilizando metáforas.

{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}{{descripcion}}

No es una revista, es un movimiento.