Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

151614
WILLOW — WILLOW

7

WILLOW
WILLOW

MSFTSMusic / Roc Nation Records / 2019

Artista(s)

Willow

Encontrar la madurez en un sonido propio.

El tercer disco de Willow Smith es una prueba fehaciente de su madurez musical. Tan simple como eso. No es un disco tan maravilloso como The 1st, pero es uno en el que su sonido se vuelve más personal y mucho más propio. Sin dejar de experimentar, en este álbum escrito y producido enteramente por la propia WILLOW y su novio Tyler Cole, la artista encuentra el punto de quiebre que había estado buscando desde sus primeros acercamientos musicales.

El álbum es una mezcla de voces que se fusionan con instrumentos y sonidos atmosféricos, todo esto logrando un cúmulo de emociones y memorias en la cabeza de quien lo escucha. Es un disco difícil de digerir en inicio, no tanto por lo auditivo como por lo conceptual. Un híbrido entre folk electrónico y R&B, los 22 minutos de este larga producción evocan pensamientos introspectivos de principio a fin.

Es más, el álbum en su totalidad puede llegar a parecer un mismo track que ha sido extendido, pues la sensación al escucharlo en su conjunto es básicamente la misma: solitud. Canciones como “Time Machine” o “U KNOW”, este último en colaboración con su hermano Jaden, son dos de los tracks más interesantes del disco. Ambos poseen una energía propia en comparación con el resto de los tracks, aunque sin dejar de pertenecer al conjunto de temas: son dos momentos únicos en la vida del disco.

El álbum cierra con “Overthinking IT”, el cual me parece el track más interesante y mejor logrado de todo el proyecto. Más instrumental que el resto del disco y con una claridad mucho más definida (pues el aura de psicodelia y sonidos atmosféricos que se mantiene durante los primeros siete temas del álbum aquí no se hace presente como protagonista), “Overthinking IT” se siente como una reversión de una balada funk perfectamente armada.

Sí, WILLOW suena a una Alanis Morissette moderna, o a una SZA demasiado joven, pero también suena a ella misma. El disco es un viaje emocional, tal vez uno que no alcanzamos a entender del todo, pero que podemos disfrutar sin lugar a dudas. Quizá sea un disco bueno, pero en estos tiempos modernos en los que todo tiene que ser extraordinario y fastuosamente espectacular, WILLOW es un álbum que nos da un momento de calma para apaciguar los ánimos y hablar con nosotros mismos.

No es una revista, es un movimiento.