Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

141654
Unloved — Heartbreak

9

Unloved
Heartbreak

Heavenly / 2019

Artista(s)

Unloved

Heartbreak hace posible el viaje en el tiempo a través de su música de 13 lados.

El trío Unloved pone la vara en alto recién arrancado el año, pues nos regala Heartbreak. Un álbum que combina de manera contundente distintos ritmos que van desde una balada amorosa hasta una canción perfecta para levantar una fiesta, como es el tema “Crash Boom Bang”.

Apenas iniciado el disco podemos comprender la calidad artística de cada uno de los integrantes de la banda (que ya metidos en el caldero de la creación) hacen una combinación casi perfecta. La voz de Jade Vincent es sorprendente y no se queda atrás el trabajo de composición musical de Keefus Ciancia y David Holmes.

A través de arreglos muy actuales, incluyendo la voz, la canción “Heartbreak” cuenta una historia de encuentro y desencuentro. Lo sorprendente es que el relato que construye es como sacado del cine de Godard, más precisamente en su película Breathless. Entonces el viaje en el tiempo es real: habita el 1960 en el 2019 y al revés.

Así, este disco marca de manera clara sus orígenes: el cine de la nueva ola francesa, los viajes en ruta en tonos sepia y los grupos estadounidenses integrados por mujeres en los años 60 (como The Crystals o The Ronettes) que cantaron a la fiesta, al desamor y al poder energético del enamoramiento. La banda mezcla estos ingredientes y agrega arreglos más actuales, siempre con un toque de elegancia a través de sintetizadores, cuerdas o coros, para prueba de ello están “Remember” o “Lee”.

Es apenas el segundo álbum de Unloved y ya se muestran bien integrados, como si llevaran más discos y caminos recorridos juntos. En su mundo existe la dosis exacta de lirismo y esta es una de sus mayores virtudes, pues a través de él y de la voz de Jade, logran exponer diversas emociones. Cuando creemos que nos perdimos en un lento de The Crystals (como es la canción "Bill") aparece inmediatamente un sonido de motocicleta a toda velocidad; un sintetizador que viene de una densa noche y la voz que todo lo reina de Vincent. Es el tema “Devils Angels”, que surge de las atmósferas de la película del 67 del director estadounidense Daniel Haller, musicaliza por Mike Curb, otra de las influencias musicales de la banda. También podemos pensar que algo del salvajismo de Los Ángeles del Infierno de Hunter S. Thompson habita en esta canción.

Y es que cada tema de este álbum ofrece distintos lados de una figura sonora muy amplia. Algo que se agradece pues así el disco no desciende nunca, no aburre ni cansa.

Heartbreak ofrece muchas posibilidades musicales, todas realizadas con precisión. Arroja ritmos para todos los estados de ánimo y siempre con un hilo conductor que nos recuerda que los 13 temas vienen de la misma banda. Es, en todo caso, como si pudiéramos ver esas canciones girando en el centro de una habitación llena de espejos, canciones que se multiplican y se pueden disfrutar desde todos los ángulos.

No es una revista, es un movimiento.