182129
Tomahawk — Tonic Immobility

7

Tomahawk
Tonic Immobility

Ipecap Recordings / 2021

Artista(s)

Tomahawk

Mike Patton y compañía regresan con un disco marca de la casa: estridente y enérgico.

Tener un denominado “supergrupo” no es cosa fácil; no sólo la exigencia musical aumenta, si no que la agenda de todos sus integrantes debe empatar. Para un proyecto que lleva cuatro discos lo han hecho bastante bien, pero era ahora o nunca el momento para terminar un nuevo disco de Tomahawk. La pandemia fue la única posible para detener a Mike Patton, quien debido al encierro encontró la oportunidad para terminar de grabar letras y voz que Duane Denison, Trevor Dunn y John Stanier habían estado grabando desde hace 4 años; el resultado como se espera: a la altura de sus talentos.

Tonic Immobility es el nuevo nombre del quinto disco de la banda que poco tiene que ver con el estoicismo y mucho con diferentes formas de liberar energía. Co-producido por Paul Allen, que les ayudo a entender de otra forma su música, el disco tiene un mayor protagónico en el departamento de sonido y un acompañamiento secundario (pero no menor importante) a través de las voces y las letras. 

Hablar de un disco de rock en un trabajo como este no es cosa fácil, es decir: no hay otro género que sintetice mejor las ideas de lo que esta banda es capaz de hacer. Pero, comparándolo con otras obras más clásicas, esto navega con aires de experimentación por doquier. Patton y compañía hacen un disco que evoca la nostalgia de sus primeras producciones pero que suenan contemporáneos, sin que eso implica forzar la modernidad. Este álbum es para los fans más “comerciales” de Faith No More, pero también podría interesar a quien se acerque a este proyecto por primera vez.

 El primer tema “SHHH!" Inicia con una guitarra muy mínima mientras la voz más grave de Patton nos introduce a un sonido que antes de marcar el primer minuto explota con unos riffs y voz contundentes. Esta energía continua con “Valentine Shine” y “Predators and Scavengers”, la primera con claras influencias del metal y la segunda una versión (muy propia) de un soundtrack de Spaguetti Western, corta rápida y en caída libre, mientras la voz parece dividirse en mil tomas en una sola. 

En el departamento de letras continúan los ejercicios avant garde con curiosos juegos de palabras que mantienen esa ambigüedad experimental de la banda.  Así tenemos odas al cuerpo humano y la cultura del trabajo americano en “Business Casual” o historias oscuras dónde la mascota para ser una persona en “Dog Eat Dog”.

Los momentos interesantes también ocurren cuando se baja la velocidad como en “Tattoo Zero” que mantiene la energía con un riff constante que se apoya de todas las acrobacias vocales de Mike, ya sea gritando, cantando o recitando como todo un crooner. En “Sidewinder” Patton pasa de la nostalgia a la furia llena de ira, acompañada de las guitarras más agresivas de todo el material. Aunque para a banda la situación actual es importante, Tonic Immobility es un ejercicio personal, sobre moverte, el cambio y sobre todo sin pensar en los límites que (en la actualidad) existen al hacerlo.

No es una revista, es un movimiento.