166366
The Orb — Abolition of the Royal Familia

7

The Orb
Abolition of the Royal Familia

Cooking Vinyl Limited / 2020

Artista(s)

29/Abr/2020

Descaro, crítica y controversia: Abolition of the Royal Familia de The Orb.

Después de días de incertidumbre, rutinas detenidas y socialización acartonada, parece que el mundo se detiene, ya nos falta impulso; ahora, hemos apreciado las rutinas, hemos agradecido las fiestas en las que amanecimos hablando, los viajes alocados que hicimos y sabemos que queda mucho por vivir. Algunos tenemos miedo del cambio, de la incertidumbre y la música se ha parado, aunque aún fluye… irónico y contraproducente; aún en días de encierro social, salió Abolition of the Royal Familia, el álbum No. 17 de la banda inglesa The Orb, que comenzara en los años 80 con música electrónica de ambiente, cuyo estilo no ha cambiado mucho en estas tres décadas.

Con este nuevo disco, el dúo londinense permanece en su zona de confort y continúa con electrónica de ambiente, ahora con humor, ironía en sus letras y crítica política, sobre todo a la monarquía en tierras británicas desde hace muchos siglos. La primera canción es “Daze”, que es pausada y muy rítmica, aunque bastante breve; en “House of Narcotics”, la crítica a la política de su país comienza y se dice que el título alude a la casa de la Familia Real Inglesa, pues es bien sabido en Europa que hacían intercambio de opio en los siglos XVII y XVIII, un título osado.

Una introducción sobre el universo y los hoyos negros, música de suspenso y un beat monótono hacen a “Hawk Kings” una de las más atractivas; “Honey Moonies”, asegura el dueto, es el lavado de coco, es el mundo color de rosa, lo ideal, en donde las expectativas sí se cumplen; “Pervitin” era un tipo de Crystal Meth que se les daba a los soldados alemanes durante la Segunda Guerra Mundial y es psicodélico, con prosa en francés con música expectante. “Afros, Afghans and Angels” es un interludio de seis minutos, con la introducción de un programa de radio y música relajante que da la transición a “Shape Shifters”, tiene jazz en el saxo al inicio, vuelve a la calma y luego la sensualidad, un poco de nostalgia y después la ópera, un mezzosoprano y volamos la mente con reggae, esta canción de 11 minutos tiene de todo. 

“The Queen of Hearts” es una canción plana, de aumentar la adrenalina y eso hace que el ánimo suba; “The Weekend It Rained Forever” tiene piano y el ritmo en espera, como el de una montaña rusa, pero la espera es en vano y el cambio de ritmo nunca llega, es un track para reflexionar, acostado y mirando las estrellas, casi un viaje astral. La canción que cierra es “Slave Till U Die No Matter What U Buy”, que parece una profecía un tanto irónica por Jello Biafra, que habla de los tiempos en que vivimos y habla de los derechos constitucionales suspendidos en América; recordamos que el disco fue lanzado el 27 de marzo, durante los días críticos de la pandemia en el mundo.

Abolition of the Royal Familia no es osado ni experimental; después de casi 30 años y 17 discos ya, la banda no apunta al nuevo público, se basa en los fans que ya tienen; la curiosidad de este disco es que causó controversia la voz que The Orb quiso incluir con la voz del príncipe Carlos, que no fue autorizada. La portada de disco evoca a los errores que tanto el imperio británico moderno ha cometido, así como la crítica política a EEUU, que han monopolizado varios aspectos del mundo, crítica política con humor bizarro y ritmo para bailar y reflexionar.

No es una revista, es un movimiento.