134316
The Growlers — Casual Acquaintances

5

The Growlers
Casual Acquaintances

Beach Goth Records / 2018

Artista(s)

The Growlers

04/Sep/2018

Las consecuencias de juntarse con Casablancas.

La carrera de The Growlers se me asemeja mucho a una partida de ajedrez. Una donde tienes que ir avanzando para ganar terreno, pero sin dejar indefensas a las demás piezas. Así fueron los primeros cinco años de desarrollo entre sus lanzamientos, desde Are You In or Out? (2009) hasta Chinese Fountain (2014), donde logró eso que muchas bandas buscan: llevar su estilo hasta su punto más "comercial" resguardando bien el sello de calidad. Pero como en el juego de tablero, hasta la jugada más agresiva te puede dejar vulnerable y puede ser contraproducente, de este modo, el dar labores de producción a Julian Casablancas y Cult Records para City Club, aunque bienintencionado, dejó secuelas que hoy se pagan en Casual Acquaintances; y es que, a pesar que los de California dieron en 2016 algunas de sus canciones mejor logradas, pegadizas y lustradas, en el otro extremo también dejaron engrudos viciados por la mano de Casablancas en su última etapa solista, y aunque bien se dice que la producción creativa de The Growlers fue tanta que hasta canciones sobraron para lanzarlas como este nuevo disco, al quedar bajo la autoproducción y el estreno de su sello Beach Goth Records, parece aquí un tanto desubicado.

En este caso, viendo el vaso medio lleno, podría celebrarse una vuelta a las raíces de la banda, porque ciertamente lo es, pero solamente en estética. Para empezar, el hecho de que ninguna canción supere los 4 minutos dice algo. Abrir con una de 47 segundos, descifra mucho. Es "Neveah" la que da muestra de que estos fueron descartes y en eso se quedaron, es un verso y una guitarra desaliñada con potencial que no hace más, y ese final con el espectro desvanecido demuestra que incluso parece demasiado trabajo darle un final. Con "Problems III" se sugieren en la jugada pero un tanto enfrascados en la idea principal. Brooks Nielsen para nada infeccioso, su desarrollo parece lastrar pereza y la única variante es bajar el tiempo en su recta final. En el caso contrario como "Orgasm of Death" solo aumenta la velocidad (o en "Pavement" van entre ambos ejemplos), pero la ejecución es igual: unidireccional y ensimismada.

Destellos del inmaculado Beach Goth ("Decoy Face") de antaño, los hay. Suceden cuando cada elemento juega su papel y se manifiestan en "Heaven in Hell"; una analogía de lo que también es The Growlers, pudiendo lograr algo "bello" desde el lo-fi y lo discordante, pero aquí, todo funciona, los side-sticks, las dos guitarras paralelas, los coros tras de Nielsen y su línea penante y suplicante. Hay que resaltar el papel del teclado o sintetizador, porque está presente a veces solo como un subyacente, a veces como un distintivo en casos de nombre "Thing for Trouble" donde funge como factor para liberar los alcances más épicos de todo el compendio. Por otro lado, hasta los vestigios que ha dejado Julian Casablancas (de los últimos The Strokes) como influencia, se aprovecha de buena manera en "Drop Your Phone In The Sick" o la misma "Casual Acquaintances".

Es un hecho que éste se trata de un álbum de descartes de lo que de por sí, parecía ser un experimento de transición con City Club, sin embargo, hubiera sido muy conveniente presentarlo como tal. Si bien su fanbase es un nicho que le es fiel con recelo a ellos, a su estilo, a sus similares y a su festival; el pasar tan desapercibidos para quienes no están en ese círculo así como para mucha prensa internacional, podría ser el principio de la irrelevancia y del declive de una banda que parecía ganar la partida, porque en el total, Casual Acquaintances está a medio término de todo lo bueno/virtudes y malo/defectos de The Growlers. Digamos que por ahora está en jaque, y esperemos que se componga.

No es una revista, es un movimiento.