147946
The Cranberries — In The End

8

The Cranberries
In The End

Bertelsmann Music Group / 2019

Artista(s)

The Cranberries

Y al final, Dolores O’Riordan sí nos dijo adiós.

La muerte es algo que tarde o temprano va a pasar. Podrás sentirlo, no lo sé, quizá cuando llegue el momento lo descubriremos. Cuando fallece uno de tus ídolos musicales es una pérdida que aunque muchos digan lo contrario sí se siente, sí existe un vacío nos hace lamentar el no haber podido ir a ese último concierto o en todo caso que ni adiós dijera.

Bowie vio llegar su hora y nos regaló un disco entrañable, repleto de cosas que quería decirnos en In the End es todo lo contrario, sí dijo adiós, pero también dejó ver todo lo que le aquejaba en vida.

Poderoso, nostálgico, oscuro y entrañable. Con esas cuatro palabras podría definir el álbum In the End de The Cranberries. Quizá, como con cualquier disco póstumo, es imposible que los recuerdos o la melancolía por la pérdida no se hagan presentes al escucharlo. Sobre todo, con una de las voces femeninas más emblemáticas de una época, Dolores O’Riordan.

Una cantante que padeció abusos de pequeña, que derivó en algunos problemas de anorexia y que más tarde se dio a conocer que era bipolar. Dolores encontró desde muy joven que la música era la mejor manera de expresar su sentir y en este disco es brutalmente cierto.

Ocho álbumes, tres décadas y más de 40 millones de discos vendidos en todo el mundo que terminaron con la partida de su vocalista, un ciclo que termina con un álbum repleto de canciones que podrían convertirse en la mejor despedida realizada a una de las agrupaciones irlandesas más reconocidas de todos los tiempos.

La voz, canción tras canción es impecable, muestra que O’Riordan estaba en un buen momento cuando las grabó y la música es entrañable. Pero las letras transmiten demasiadas emociones, adentrarte en las letras es someterte a un martirio de interrogantes.

Comienza con “All Over Now” (Todo ha terminado) y culmina con “Wake Me When It’s Over” (Despiértame cuando todo esto termine). ¿Coincidencia?

Los primeros acordes de “All Over Now” son poderosos, este disco debes escucharlo de principio a fin, quizá el aleatorio funcione, pero la primera impresión de este track, te dice mucho de lo que escucharás a lo largo de los 10 temas siguientes. La letra es algo premonitoria... ahora todo ha terminado.

En “Lost” la atmósfera se nubla un poco, se hace más y más oscura en cada estrofa. Cuando llega “Wake Me When It’s Over” a pesar de lo dura que es la letra, te recordará lo capaces que son The Cranberries para hacer un hit, para reventar tus bocinas y hacer que tu cabeza se sacuda de arriba a abajo.

Si hasta este punto del disco no has derramado una sola lágrima, eres demasiado fuerte. O’Riordan escribe en “A Place I Now” sobre un lugar especial y en “Catch Me If You Can” (Atrápame si puedes) que no siempre se puede sobrevivir de la oscuridad.

“Got It”, “Ilusion”, “Crazy Heart” y “Summer Song” nos hacen adentrarnos un poco más en la cabeza de Dolores. Su muerte, fue un misterio por un tiempo, después la autopsia dejaría claro que el exceso de alcohol había derivado en un accidente en la bañera. Pero después de escuchar el disco y poner atención en cada una de sus letras, quizá ella sabía que el final estaba cerca.

Y sí, nos dejó un discazo.

De pronto sientes que la canción va por buen camino, la guitarra acústica y la batería te envuelven en “Summer Song” y efectivamente es una canción menos dura; y cuando ves los créditos te das cuenta de la razón. No la escribió sola, fue de la mano de Dan Brodbeck, un productor canadiense que de hecho estuvo inmerso en el disco solista de Dolores en 2007.

“The Pressure” describe una presión que parece disiparse por momentos, pero persiste, es una canción bastante tranquila, potente líricamente y musicalmente te permite respirar, hasta que llega el final.

“In the End” la canción que le da título al octavo y último disco de The Cranberries a grandes rasgos describe que cuando crees que quieres algo y lo tienes, te das cuenta que no es realmente lo que querías. Que lo material pueden tomarlo, pero el espíritu no.

Es un disco redondo, cuenta con al menos tres o cuatro hits que bien pudieron ser un segundo aire para The Cranberries, por desgracia eso no sucederá. En sus ocho producciones lo dejaron muy claro, eran una banda que iba más allá de “Zombie” o “Linger” como muchos pensaban. Cada canción, cada estrofa era una parte de ellos de lo que sentían y vivían; In the End no es la excepción.

Los temas que compuso Dolores son una despedida inconsciente o tal vez consciente. El arte es tan bello que nos lo dejará a nuestra interpretación, pero con discos así, es imposible no pensarlos O’Riordan nos dijo adiós de la mejor forma que podía.

No es una revista, es un movimiento.