92546
Shit Robot – What Follows

8

Shit Robot – What Follows
Shit Robot – What Follows

DFA Records / 2016

Artista(s)

Shit Robot

16/May/2016

Después de un receso musical, Shit Robot regresa con nuevo disco.

Regresar a lo esencial nos dirige a nuevos descubrimientos. Esto ocurre al escuchar What Follows, el tercer álbum del irlandés Marcus Lambkin aka Shit Robot. Tras dos años de su última producción bajo el sello de DFA Records, este álbum de larga duración nos remonta a sonidos que nos reconectan a un techno más clásico. Declaraciones de Lambkin evidencian un disco más análogo. Los tonos electropop que destacaban en sus trabajos anteriores dejan de ser los protagonistas en esta placa, reconectándolo con una atmósfera más cruda y underground.

Shit Robot se ha caracterizado por sumar a diversos colaboradores en sus filas y What Follows no es la excepción. Sin embargo, esta vez podemos notar aportaciones muy sólidas que hacen vibrar aún más este tracklist, en donde desfilan figuras como Nancy Whang -LCD Soundsystem-, New Jackson, Alexis Taylor -Hot Chip-, Museum of Love, y el cantante de punk Jay Green. Cada tema fue cuidadosamente mezclado en el shaker de Juan MacLean.

Entre las canciones que destacan se encuentran “In Love”, una pieza atmosférica llena de secuencias clásicas del techno"What Follows", un track oscuro con elementos post punk y cold wave con la muy evidente marca de Museum of Love; "Ten Miles High", un corte con matices industriales que en momentos evoca a la primera ola techno de Detroit; “Lose Control” destaca con secuencias pop electrosas y energizantes, completamente upbeat y menos denso que los demás cortes, y que aporta a la secuencia la vitalidad que necesitaba; “End of the Trail” es el primer sencillo de este álbum, un melancólico track synthpop que pronto se posicionó como uno de los favoritos; “Is There No End” es una pieza trippy y esquizofrénica que nos lleva a la escena techno de finales de los noventa. El viaje termina con el remake de "OB-8 (Winter Mix)", logrando una atinada versión que bien puede superar a la original.

Compuesto por nueve tracks, entre cajas de ritmo vintage, secuenciadores modulares y un omnicordio, Shit Robot encontró la fórmula perfecta para crear una placa bien producida, con una estructura coherente y elementos bastante clásicos que pueden correr el riesgo de sonar como si fuera algo que ya hubiéramos escuchado antes.

No es una revista, es un movimiento.