185342
Rostam — Changephobia

7

Rostam
Changephobia

Matsor Projects / 2021

Artista(s)

Rostam

02/Jun/2021

Abrazar el cambio, disfrutar el sax.

Productor extraordinario, colaborador de corazón y creador de éxitos. Rostam Batmanglij lleva sorprendiéndonos con su originalidad desde hace más de 10 años. En su segunda entrega, se separa de las cuerdas para esta vez mezclar percusiones vagamente tribales con algo inesperado: jazz. En entrevista, Rostam nos contó que Changephobia es un disco hecho sin presiones, sin preocupaciones y sin miedos. Este álbum se trata de abrazar el cambio. Y el cambio más notable es el uso de saxofón ejecutado por el gran Henry Salomon.

Con cinco sencillos previos al lanzamiento del álbum, ya teníamos una idea de lo que sería la experiencia completa. No obstante, de la manera más traviesa, Rostam escondió la verdadera esencia del disco, dando a conocer las piezas más digeribles, las menos complicadas, aquellas con un mood de buena vibra. “4Runner”, un pop básico (en el mejor sentido) en el que casi escuchas la sonrisa de Rostam al cantar, “From the back of “From The Back Of A Cab” y “The kids we knew” son sencillas, melodías simples, pero a la vez íntimas.

Un atisbo de la verdadera naturaleza del disco está en “Changephobia” en la que comenzamos a escuchar la gloria del sax, deseando que estuviera en primer plano y que no fuera solo un adorno en la canción. Después está “Unfold you”, deliciosa muestra de la sensualidad del saxofón en un ambiente de calma y cero pretensiones.

En territorio desconocido encontramos “Kinney”, en donde el sax compite por la atención contra unas percusiones caóticas faltas de elocuencia. Le sigue “Bio18”, que podría ser considerada la joya del álbum, con el balance exacto entre piano, percusión y voz, con un coro sí repetitivo pero no cansado. Cabe mencionar que entre ellas, la transición es increíble. Están conectadas por un hilo delicado. Admirable.

Carecen de importancia las siguientes tres canciones. “Interlude”, “To communicate” y “Next thing”, parecen relleno. Lamentablemente no aportan mucho más que sonidos aleatorios que parecen solo agregados porque tal vez aislados suenan bien.

No obstante, se rescata el final. “Starlight” sugiere un sueño, un ambiente de canción de cuna para desplegar una letra esperanzadora de agradecimiento y admiración a la compañía de alguien que se siente como una bocanada de aire fresco. Justo lo que se siente después de la monotonía previa.

Si bien la propuesta general es única y muy diferente a Half-Life, por momentos Changephobia aburre y se refiere a sí misma. Por ejemplo, “Starlight” termina siendo demasiado parecida a “Unfold you”. Entre todo, Changephobia muestra evolución, conectando con sonidos que creímos olvidados, pero que vale la pena revisitar.

No es una revista, es un movimiento.