Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

50272
Plasma Zero: experiencias visuales y armónicas

Plasma Zero: experiencias visuales y armónicas
Plasma Zero: experiencias visuales y armónicas

/

Artista(s)

16/Jun/2014

Plasma Zero

L’OC1

Noise Affair

2014

Nos encontramos en un tiempo en el que la satisfacción inmediata deriva de las redes sociales, el desinterés por asuntos que involucren pensar más de dos minutos predomina y por eso es difícil sorprenderse -ni siquiera un descuartizado a la vuelta de tu casa te mueve la más mínima fibra-; por esta razón se agradece cuando surgen proyectos que brindan espacios a ideas difíciles de categorizar, en este caso música.

El sello discográfico Noise Affair, que se caracteriza por promover actividades creativas independientes como MuukTalks in Math y My Black Heart Machine, se complace en presentar el primer lanzamiento de Plasma Zero titulado L’OC1.

No se trata de una canción ni un EP, sino una pieza de 16 minutos que, de principio a fin, te lleva de la mano por un viaje lleno de emociones. El tema fue grabado en vivo y a una sola toma, por lo que hay momentos bien definidos que oscial del rock progresivo a elementos de free jazz, ambient, industrial y dance.

Los integrantes de esta agrupación experimental, Eduardo Palacio, Luis Rodríguez y Jonathan Arellano (URSS Bajo el Árbol y AUXVJ), fusionan música electrónica con rock y dance. Los tres provienen de diferentes agrupaciones, pero la conexión que se nota en su desenvolvimiento armónico, radica en que todos quieren hacer algo diferente para romper paradigmas de la música prefabricada y que carece de una gota de creatividad o esfuerzo.

Todo esto es resultado del esfuerzo que un grupo de individuos hambriento por experimentar, invirtió en desarrollar la creatividad artística independiente. Definitivamente, puede ser un proyecto difícil de digerir, pero que busca llegar a un público que no tenga miedo de dejarse llevar, crear imágenes y narrar una historia al compás de la música. Perfecto para el mood on drugs.

No es una revista, es un movimiento.