170367
Par Ásito — Singularity

9

Par Ásito
Singularity

Dirty Filthy Records / 2020

Artista(s)

Par Ásito

Singularity: Un viaje espacial para olvidarse del 2020.

¿Quieres alejarte de la monotonía del encierro o evadir las angustias que está dejando el 2020?  Entonces necesitas de Singularity de Par Ásito. El nuevo LP de la banda tapatía, producido por ellos mismos, nos lleva por un peculiar viaje de exploración sónica y visual mapeado específicamente para dejarse llevar e imaginarlo todo.

Y, como todo viaje, se requiere estar preparado: escoge un lugar cómodo, alista tu reproductor de preferencia (más todo lo extra que quieras agregar), relájate y apaga la luz. ¿Comenzamos?

“Accretion Disc” nos da la bienvenida con un riff que nos levanta del suelo. Es el despegue, estás saliendo al espacio exterior. Las percusiones nos advierten para estar preparados, a la expectativa. Nos estamos adentrando en el cosmos y los riffs y las percusiones son combativos, y al mismo tiempo avasalladores. 

La adrenalina continúa con “Relativistic Jets”, una persecución intergaláctica que bien podría dar vida a su propio filme o videojuego. Un ritmo constante con sonidos vibrantes que dan paso a “Photon Sphere”, un track que sería la representación sónica de una batalla épica espacial, dirigida por Tarantino. Violenta, con tintes western y totalmente disfrutable.

Ahora nos encontramos en donde Par Ásito quería traernos desde un principio. La portada del disco nos muestra cómo es entrar a un hoyo negro, y “Event Horizon” es ese momento. La canción que nos hace poner el piloto automático y dejarnos llevar. En ocasiones nos remonta a los momentos más apacibles de “The End” de The Doors, pero con un riff mucho más etéreo y un bajo totalmente envolvente. 

Este viaje se termina con “Singularity”, la canción que da nombre al disco y que prende de nuevo motores con un intro que nos recuerda a Black Rebel Motorcycle Club, va lento pero continuo. Los protagonistas son las percusiones y el bajo, que poco a poco van subiendo revoluciones hasta encontrar la velocidad de las primeras melodías. Es una caída libre, no puedes parar, el aire golpea tu cara y no piensas en nada más, para así de golpe, regresar a tu punto de origen y abrir los ojos, estás de nuevo donde partiste.

Singularity es un viaje de 42 minutos a través de 5 rolas. No es un viaje fácil, debes estar preparado. Los característicos tracks de más de 8 minutos del space rock podrían ser complejos para quienes acostumbran canciones cortas y dinámicas; sin embargo, si estás dispuesto a abrir tus sentidos y dedicarle el tiempo y la oportunidad, es una experiencia que, sin duda, vale la pena.

No es una revista, es un movimiento.