86941
Night Beats - Who Sold My Generation

8

Night Beats - Who Sold My Generation
Night Beats - Who Sold My Generation

Heavenly Recordings / 2016

Artista(s)

Night Beats

Night Beats mantiene sus riffs potentes y desaliñados con atmósferas de ensoñación psicodélica que hacen fluir al cuerpo en su tercer disco de estudio Who Sold My Generation

Estática que proviene de una vieja radio con un discurso acerca del sonido va desvaneciéndose, dejando sólo un poco de ruido blanco que se acompaña de un bombo palpitante hasta desaparecer en medio de un solo de guitarra y una voz que predica. De esta, manera los originarios de Seattle abren su disco con  “Celebration #1”

Llenando de groove el ambiente, Lee Blackwell suaviza su voz y nos lleva en un viaje sonoro, donde los bajos y los acentos de la batería mantienen la atención y la energía a tope, dinamitando los coros donde Lee grita lleno de euforia. Pasa disminuir las pulsaciones y regresar los cabellos a su lugar, “Right/Wrong” se cubre de tintes románticos y detalles pop al igual que el título en español “Por Qué Mañana”, donde escuchamos las influencias latinas de la banda, un detalle lleno de humor y coros que remiten a alguna canción tropical, con todo y el detalle del güiro.

Una tranquila tarde de verano, con un vaivén en la voz y una guitarra entregada a complacer los sentidos, “Sunday Mourning” provoca a las caderas con el sonido de una maraca serpenteante. James Traeger con las percusiones aceleradas remite al viejo oeste en “Shangri Lah” y a un pasaje arenoso en “Egypt Berr” con la gruesa voz una la guitarra reverberante.  

Arena, playa y surf se conjugan en “Bad Love”, una canción que al instante que la escuchas te hace mover los hombros, ondear los brazos y menear las piernas por su contagioso ritmo.  Con acordes que podrían parecer familiares, “Last Train to Jordan” muestra el lado más garaje de la banda, dejando los hipnóticos solos de guitarra añadiendo sonidos más rasposos.

Con 12 canciones, Who Sold My Generation demuestra el crecimiento de los integrantes al aventurarse y unir las diferentes influencias sonoras que han tenido, sin miedo a cambiar su sonido original, dándole un toque atractivo al disco. Aunque por minutos, los solos llegan a marear. Se necesitaba el aumento en otros elementos musicales.

No es una revista, es un movimiento.