Favoritos

Haz click en la banderilla para guardar artículos en tus favoritos, ingresa con tu cuenta de Facebook o Twitter y accede a esta funcionalidad.

138940
Nelson y los Filisteos — Nunca antes, nunca otra vez

9

Nelson y los Filisteos
Nunca antes, nunca otra vez

Buen Dia Records / 2018

Artista(s)

Nelson y Los Filisteos

Oscar
Castillo

28/Nov/2018

Nunca antes sonará igual la realidad.

Leía Twitter evitando quedar dormido porque conducía de noche. Imprudente. Encontré un encabezado de un medio rosa; le di retwittear por gracia. Al primer segundo ya tenía un Like; cuando descubrí a quién le “había encantado” me estampé con la acera, el impacto me dejo idiota. Lo analítico no es mi irresponsabilidad sino mi rabia por un puto Like.

Esa misma rabia e irresponsabilidad, tal cuál como el choque, me sucedió hace unas semanas, todo por culpa de un tal Baby Nelson, ahora Nelson y los Filisteos. ¿Pop violento? Patrañas. Así de irresponsable soy con mis lealtades, ¿por qué? porque me reventó la cabeza: ¡Es extraordinario!

Alonso Esquinca, Zuri Landeros, Ulises San Juan y Sebastián Villalba son fundadores de este proyecto impúdico procreado en Guadalajara. Ya tienen un recorrido truculento y sumamente inmoral, y para dejarlo seriamente confirmado, nos traen ésta belleza: Nunca antes, nunca otra vez. Un álbum hocicón y egocéntrico que ha logrado motivar a sus escuchas a revelarse ante la actualidad. ¿Asquerosa realidad? tan grotesca que los bendice día con día. Grabado de día y noche por Abraham Dip y Richard con la colaboración de Alan Douches, entregan un material completo que rebasa por mucho su anterior EP, Tibio.

Conformado por 12 tracks, “Los Nelsons” abren el debate de lo correcto e incorrecto de nuestra generación, arrumbando lo pretencioso y dando paso a un análisis reflexivo de cómo convivir con los fanáticos morbosos. Es solo tener la intención de adentrarte en la queja ruidosa y darle play a “El nueve”, tema que lo apertura: un bajo violento que en segundos es respaldado por un bombo aturdido un par de cuerdas eléctricas que abren la conversación. ¿Fantoche? descúbrelo tú mismo.

Sin aviso, “No entiendes” te inspira a reventar el auricular, a desmembrar la greña o la propia cabeza rapada; con tan solo 1:24 segundos este punk elegante y sin tanta falta de comprensión nos incita a dejar de creernos competentes. Y nuevamente, ese bajeo apretado nos empuja a un slam fatalista con “Tres policías (van al cine)”, sí, inspirado en esos cerdos que se divierten en un cine, ¿bromista? más bien ridículo. “Bien maniacón” es la cuarta canción de la cual ya lo adorna un video capturado en una zona de la CDMX; con un sonido íntegramente provenientes de esos tradicionales instrumentos del rock indecente y poniendo en la mesa lo imbécil y lo hermoso del vivir.

El mal viaje cuestionador de este punk millenial corre [obviamente] veloz pasando por “El otro velódromo”, “Látigo potente” y “Eras una playa”, tracks cortos [como todos] que cuentan escenarios reales y absurdamente cotidianos. ¿Oportunistas? lo disfruto más como narradores implacables. Como “Uno más”, el No. ocho: guitarrazos incontrolables que cantan por ellos, con coro abrumador que nos incita gritar a su par: “¡Somos unos [putos] más!”.

Sin piedad, “Primer mundo de segunda mano” [¡adorable título!] nos ayuda a llegar al final, en donde los impactos (como mi accidente) nos despiertan de la cansada realidad, dejando de lado el adictivo entorno y enviciándonos de golpes más reales que nos sega la misma actualidad. “Camina sobre mí”, como uno de los temas más largos de esta última producción, es encantador: “siento tu peso en mi espalda, no sé qué sientes, ¿cuál es tu punto de olvidar?”.

¿Discrepante? todo lo contrario: es cruel y anormal, vibrante y agresivo, duro y macizo, incoherente e irónico. Perfecto y necesario. ¿Para ti? no, PARA TODOS.

No es una revista, es un movimiento.