153842
L'Épée — Diabolique

8

L'Épée
Diabolique

A Recordings / 2019

Artista(s)

L'ÉPÉE

19/Sep/2019

Diabolique: La espada musical en la piedra fría y ríspida de la industria musical contemporánea. O mejor dicho, solo buena música.

La nueva reencarnación del dúo musical de Serge Gainsbourg y alguna femme fatale en turno, como Brigitte Bardot, está presente entre nosotros en la forma de Anton Newcombe, el polémico frontman de The Brian Jonestown Massacre y la famosa actriz francesa Emmanuelle Seigner, quienes hicieron equipo con Marie y Lionel Limiñanas (de The Limiñanas) para formar la banda L’Epée (la espada…en français!) y traer hasta nuestros días el 60’s psych garage yé-yé francés que Gainsbourg y compañía hicieron insufriblemente cool hace más de 50 años.

El álbum debut, Diabolique, ya está aquí e incorpora algunas tendencias más contemporáneas como el drone y el shoegaze a aquellos géneros vintage. Hay canciones como “La Brigade Des Maléfices” que se mueven a un ritmo hipnótico, pulsante, con una guitarra sexy salida de algún soundtrack de Morricone (o ¿acaso es alguna parte en el bajo por parte de Peter Hook?) que con el paso de los minutos se convierte en una rola bailable. El sabor de la India está muy presente en Diabolique, como en el número “Grande”, que incluye sonidos orientales como el sitar de la India y percusiones de mano, aunado a que la rola sigue el estilo hindú de apegarse principalmente a un solo acorde, adquiriendo la música una cualidad oriental que te hace pensar “esto estaría con madre para hacer yoga…si practicara yoga, en primer lugar”.

Diabolique es sexy y contemplativo, sí, pero ofrece sorpresas como la rebanada de pop sesentero norteamericano que es “Springfield 61”, una optimista brillante y llamativa canción con trompetas, campanas como percusiones, coros potentes como los mejores de Neil Diamond y mucho pinche pandero. Es refrescante entre lo chic y lo cool de Newcombe y Seigner, encontrar que no tienen miedo a experimentar en busca de la diversión.

Las influencias corren desde la auténtica “chica yé-yé” France Gall, The Velvet Underground hasta más modernas como Oh Sees y Warpaint; la temática puede ser a veces un poco espeluznante, como en “Dreams” que cuenta sobre una mujer siendo acosada por un hombre…hasta que ella decide comérselo vivo (las letras en su mayoría fuero escritas por Lionel Limiñana), y sería interesante preguntarle a Seigner como compagina cantar estas temáticas con el hecho que su esposo es el legendario acosador Roman Polanski, quién en 1978 fue encontrado culpable de haber violado a una niña de 13 años. En cuanto al título del álbum, es en tributo a la película de culto de 1968, Danger: Diabolik de Mario Bava.

El álbum debut de este nuevo proyecto es recomendable para satisfacer a los oídos con una producción agradable y sensual, es música cinemática y cálida para aliviar la distancia emocional de nuestros tiempos tan digitales e impersonales.

No es una revista, es un movimiento.