161142
Lee Gamble — Exhaust EP

7

Lee Gamble
Exhaust EP

Hyperdub / 2019

Artista(s)

24/Ene/2020

Exhaust EP de Lee Gamble, una caótica crítica al bombardeo capitalista.

Lee Gamble nació en Birmingham pero se asentó en Londres. Dice que su sangre es irlandesa y que, por supuesto, le gustaban las fiestas. Cuando era joven, el Reino Unido vivía el Segundo Verano del Amor. Raves por doquier, bodegas abandonadas en donde las noches se prolongaban por 72 H, en donde las pastillas con caritas felices iban de mano en mano sin discreción y en donde se forjaba una nueva manera de hacer música. Si bien Inglaterra siempre será recordada por fenómenos musicales como The Kinks, The Rolling Stones o The Beatles, otras vertientes también ha surgido y cobrado vida en la isla. Al igual que Nueva York, Inglaterra ha tenido inmigración por muchas décadas, entre ellos, personas provenientes de Jamaica que hacían escandalosos sound systems. Primero, de forma despectiva, se le comenzó a llamar jungle music a los ritmos cargados que tenían los jamaiquinos. Poco a poco, el jungle fue permeando en todos los estratos de la sociedad y, junto al drum & bass, fue uno de los géneros dominantes de finales de los ochenta y principios de los 90. Lee Gamble, durante su carrera, ha sido relacionado con el movimiento jungle. 

No obstante, eso sería reduccionista para un personaje que se ha autodefinido como experimentador sonoro. Cuando escuchas las palabras y las oraciones que tiene Lee Gamble para su música, te das cuenta que va más allá de ser electrónica tradicional. A veces es complicado transmitir exactamente lo que quieres cuando no se utilizan palabras —quizá algún sampleo vocal sea lo que más se le parece—, pero cuando construyes una narrativa desde afuera, o por lo menos con una narrativa clara en el proceso de creación, es cuando las cosas cobran otra dimensión. El inglés dice que la obra de Francis Bacon jugó un papel importante en cómo entendía el arte. Principalmente sus trípticos, que funcionaban con cierta magia cinematográfica. Es por eso que ha decidido sacar un disco en tres partes, tres EP que dan vida a la obra magna, que fluctúan y que se adaptan a diferentes etapas y sentimientos.  

Dicen que las segundas partes nunca son buenas, pero seguro que están olvidando grandes continuaciones. En este caso, Exhaust es ese escalón de la trilogía. Está enfocado en el la “contaminación semiótica capitalista”, un término que podría sonar rebuscado y hasta pedante, pero que en realidad puede simplificarse hasta el punto de decir que el capitalismo nos bombardea con mensajes publicitarios y de otras índoles a niveles insospechados. Algún viejo estudio de Absolut arrojó que los habitantes de Manhattan reciben 250 mensajes por las mañanas. Y eso, reitero, hace varios ayeres. Con este contexto, lo que podemos esperar del Exhaust EP, es, por decir lo menos, abrumador. 

“CREAM” es el génesis. Una explosión digital que por momentos es tranquilidad. ¿En dónde nos situamos? Las referencias obvias son algún pasaje distópico, alguna orbe en donde prevalezcan los anuncios neón, la visión de Ridley Scott o de William Gibson parece lo más cercano. “Look around…” dice una voz para luego callar. “Envenom” continúa con lo frenético. Géneros musicales que duran 30 segundos, cambios abruptos, es como cambiar de canal sin escoger nada. Aunque de alguna manera, funciona. ¿Es que quizás hay cohesión subliminal? Lee Gamble no se toma la música a la ligera, la experimentación por delante, pero el discurso es imperante. “Glue” por momentos es fiesta, y es saturación. Pequeñas dosis de alivio en un mundo caótico. 

Cuando estaba sonando el disco, una amiga me dijo. “Si fuera rock, serían gritos incomprensibles”. Una clara muestra de que no es easy listening o algo parecido. Lee Gamble lo explica diciendo que el mundo es convulso, está el Brexit, está Donald Trump y un disco de ambient para desconectar a las personas no era lo que estaba buscando. El objetivo está cumplido. “Naja” es menos esquizofrénica, hasta ensoñadora por momentos. Pero hay poder en los beats profundos. No podría ser de otra manera si lleva el nombre del grupo de reptiles popularmente conocidos como cobras. “Tyre” regresa a lo saturado. El jungle muta en techno y otras cosas, un amasijo que no termina de solidificar, como si existiera un fluido no newtoniano en el ámbito musical. 

“Switches” tiene un áurea de juego plataformero retro en dos dimensiones. Bien podría ser el soundtrack de la siguiente aventura de Samus. “Shards” se deshace de los antipsicóticos y se entrega al descontrol justo antes del final del EP con “Saccades”. Hay calma, lluvia, iteración, desesperación automotriz y en sí, la esencia del material. 

Flush Real Pharynx será el título de la obra completa compuesta de tres partes. A final de cuentas, esta segunda parte no termina por asfixiar. Quizá sea solo yo, pero tiene hasta cierto punto hipnótico, logrando que hilara hasta 4 escuchas consecutivas. Justo como los infomerciales en las altas horas de la madrugada, o los espectaculares que son el único entretenimiento visual cuando el tránsito es insufrible y el escape es imposible. Lee Gamble hace una crítica musical de importantes logros, y deja plasmado que vivir es exhaustivo, pero si tenemos pequeños momentos de liberación de pulsiones, la cosa puede ir un poco mejor.

No es una revista, es un movimiento.