57489
La Gusana Ciega se convierte en Monarca

La Gusana Ciega se convierte en Monarca
La Gusana Ciega se convierte en Monarca

Naranja Records / 2014

Artista(s)

La Gusana Ciega

La Gusana Ciega

Monarca

Naranjada Records

2014

Hoy en día es difícil que una banda independiente retenga ese estatus por mucho tiempo, aunque cabe señalar que existe una excepción a esa regla y se llama La Gusana Ciega, que con más de 20 años de trayectoria presenta Monarca, su cuarto álbum de estudio, el cual fue gestado en Vancouver bajo la producción de Howard Redekopp, quien ha trabajado para bandas como Tegan and Sara y The New Pornographers.

El disco incluye 10 canciones que poseen cierto toque experimental, pero sin dejar de lado el sello característico de la banda. Con guitarras acústicas melosas y riffs de poder, deja claro que es una continuación de sus antecesores y que, probablemente, es excepcional para tocar en vivo; un verdadero deleite para el oído.

La primera rola, “San Miguel”, comienza con un rasgueo potente que augura una gran fiesta y nos recuerda un poco a la ya clásica “Tornasol”. La letra hace añorar el lugar de deseo que, en el caso de Daniel Gutiérrez, fue San Miguel de Allende, de donde fue tomado el nombre.

Como su nombre lo indica, “Tiempos Para Amar” celebra el amor en situaciones adversas. En ella fluyeron bien tanto la composición como la producción, razón por la que fue elegida como carta de presentación de Monarca.

“Perder O Jugar” habla sobre ese amor que dura sólo unos meses, que es intenso, vibrantei e impredecible. Escrita por Lu, la canción tiene un sonido parecido al de The Shins, una citada influencia de la banda.

Por su parte, “Tú Volverás” maneja cierta crítica social acompañada por una guitarra acústica y lírica de tópicos cotidianos que narran el deseo de luchar y el estancamiento en la sociedad.

A todos nos ha pasado: llega un momento en la relación en el que ambos saben que terminó y no hay manera de evitarlo. Con un riff constante y pesado, “No Te Puedo Olvidar” es una declaración explosiva para la otra persona, pues a pesar de que no debes cuentas a nadie, existe el vacío por no poderla olvidar.

Complementan el disco temas como la veraniega “En Abril”, “Más Grandes”, con un ritmo rock pop al piano que evoca al amor en pareja ; y “Escapar De Noche”.

Veinte años se dicen fácil, pero con La Gusana Ciega el tiempo es punto y aparte. Crear música tan universal, con canciones que se convierten en dedicatorias personales, letras que le llegan igual a un adolescente que a un treintañero, es difícil algo de encontrar.

No es una revista, es un movimiento.